Con el frío del invierno solemos hacer pequeños cambios en nuestra alimentación, por eso vamos a ver la mejor manera de realizar esos cambios para obtener todos los beneficios de una buena nutrición.
La mayoría de las personas que realizan dietas para bajar de peso, lo recuperan en un plazo máximo de 5 años. Ello es debido a que no se generan cambios a largo plazo. La clave del éxito está en crear hábitos de vida, (alimentarios, físicos, emocionales etc.) que se puedan mantener en el tiempo.
Recientes estudios avalan que 1 de cada 3 alimentos que consumimos nos hacen sentir culpables, ansiosos y tristes, dando lugar al llamado hambre emocional. Aunque sentir culpa o frustración después de comer es algo muy común, esto no quiere decir que sea algo normal y mucho menos saludable para nuestro bienestar emocional. El sentimiento de culpa puede dañar seriamente nuestra salud mental y emocional generando posibles desórdenes alimentarios.  ¿Cómo puedes hacer para reducir la culpa al comer, y por tanto, mejorar tu relación con la comida?