Los caquis

El caqui, conocido como palo de santo, es una fruta que nos regala el otoño y que debería estar presente en nuestra mesa por sus muchas propiedades. El caqui es una especie de árbol frutal cuyo nombre científico es Diospyros kaki, así mismo es el nombre del fruto de dicho árbol.

Cultivado desde el siglo séptimo en China y Japón, es a mediados del siglo XX cuando surge de manera espontánea la variedad Rojo Brillante en la comarca valenciana de la Ribera del Xúquer, la cual se puede encontrar en el mercado en su formas Classic o Persimón. El caqui Classic es el fruto maduro y blando que se come con cucharilla. El caqui Persimón tiene la pulpa dura, se puede pelar y cortar como una manzana y tiene el mismo sabor que el Classic.

Hay que señalar que tanto Classic como Persimón son en realidad la misma fruta, la diferencia reside en su punto de madurez: el classic se recolecta maduro y se comercializa tal cual, el persimón se recolecta semi maduro y ha de ser sometido a un tratamiento de desastringentado. Con dicho procedimiento se elimina la astringencia del persimón, ya que esta variedad de caqui antes de alcanzar el punto de madurez es muy astringente y por lo tanto no sería apto para el consumo.

¿Por qué es aconsejable el consumo de caquis?

Incluir el caqui en nuestra dieta es muy buena idea pues es una fruta cuyo consumo es aconsejable para todo tipo de personas ya que nos aporta muchos nutrientes necesarios para que nuestro organismo funcione correctamente.

Destaca sobre todo el aporte de provitamina A por lo que es ideal para los niños, mujeres embarazadas o que están amamantando.

Es rico en potasio y bajo en sodio por lo que su consumo si se padece de hipertensión arterial es muy recomendable.

Composición nutricional del caqui (por 100 g.)

  • Calorías: 70.
  • Hidratos de carbono: 18 g, en su mayor parte fructosa y glucosa, hecho que debe ser tenido en cuenta si se padece diabetes
  • Proteínas: 0,7 g
  • Lípidos: 0,4 g
  • Fibra: 1,6 g.
  • Potasio: 190 mg.
  • Magnesio: 9,5 mg.
  • Provitamina A: 158,3 mcg.
  • Vitamina C: 16 mg.
  • Ácido fólico: 7 mcg.

Cualidades nutritivas y salud

Al igual que otras frutas, los caquis contienen elevadas cantidades de agua. Son ricos en hidratos de carbono -fructosa y glucosa-, lo que determina su contenido de calorías y su sabor dulce. Contienen un tipo de fibra soluble llamada pectina en cantidad moderada, adecuada tanto en situaciones de estreñimiento como de diarrea.

Respecto a su contenido en vitaminas destacan la C y la pro-vitamina A o beta-caroteno. Este último compuesto tiene acción antioxidante, al tiempo que confiere al fruto su color característico. Además, el beta-caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. En cuanto a la composición mineral, sobresale la presencia de potasio.

Por su aporte de pro-vitamina A y vitamina C, se recomienda su consumo a toda la población y en especial a quienes tienen un mayor riesgo de sufrir carencias de dichas vitaminas, como las personas que no toleran los cítricos, el pimiento u otros vegetales, que son fuente casi exclusiva de vitamina C. También se recomienda a quienes siguen dietas bajas en grasa y, por tanto, con un contenido escaso de vitamina A, o para personas con necesidades nutritivas aumentadas -periodos de crecimiento, embarazo y lactancia materna-. Las vitaminas A y C, como antioxidantes, contribuyen a reducir el riesgo de múltiples enfermedades, entre ellas las cardiovasculares, las degenerativas e incluso el cáncer.

Además, por su contenido en hidratos de carbono, su riqueza en potasio y su bajo aporte de sodio resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. Las personas que padecen de diabetes y de insuficiencia renal avanzada deberán tener en cuenta su contenido de azúcares y potasio respectivamente. Finalmente, aunque parezca contradictorio debido a su contenido de fibra soluble, los caquis resultan adecuados tanto en situaciones de diarrea como de estreñimiento.

 

¿Sabías qué…?

Las hojas del caqui tienen muchas propiedades: ayudan a bajar la tensión, purifican la sangre y lubrican el intestino.

La madera del árbol del caqui se utiliza para fabricar instrumentos musicales.

Las semillas del caqui asadas se utilizan como sustituto del café.

 

Resumiendo:

  • Aconsejable en el caso de padecer de estreñimiento pero hay que tomarlos bien maduros.
  • Si se padece diarrea se han de tomar antes de que estén maduros pues son más ricos en taninos y ejercen un mayor efecto astringente.
  • Aumentan las defensas colaborando en la producción de glóbulos rojos y blancos.
  • Ayudan a eliminar el colesterol “malo”.
  • Es muy conveniente su consumo por mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
  • Aconsejable si se padece algún problema cardiovascular o degenerativo.
  • Muy bueno si se padece de hipertensión.
  • El caqui es una fruta muy energética por lo que su consumo es muy recomendable en niños y o deportistas. Pero a tener en cuenta en caso de querer controlar nuestro peso; para comparar hay que tener en cuenta que 100 gramos de manzana, piña o pera aportan unas 55 kilocalorías mientras que otras frutas como el plátano (122 Kcal), la chirimoya (82 Kcal) o el caqui (70 Kcal) tienen un mayor aporte energético por cada 100 gramos.
  • Su riqueza en provitamina A y vitamina C lo convierten en un gran antioxidante.
  • Favorecen la absorción del hierro y la resistencia a las infecciones.
  • Ayudan a un correcto funcionamiento del sistema nervioso.
  • Previenen los resfriados.

Fuentes: D.O.Persimon, Eroski Comsumer, otros.

Isabel Cebrian
i.cebrian@novadiet.es