Categories Menu

Publicado por el jun 29, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

Alergias de verano

La alergia Se trata de una hipersensibilidad a una partícula o sustancia que, si se inhala, ingiere o toca, produce unos síntomas característicos.

La sustancia o elemento que provoca dicha reacción se denomina “alérgeno“, y los síntomas provocados son definidos como “reacciones alérgicas”. Cuando un alérgeno penetra en el organismo de un sujeto que es alérgico a dicho alérgeno, su sistema inmunitario responde produciendo una gran cantidad de anticuerpos llamados IgE. La sucesiva exposición al mismo alérgeno producirá la liberación de mediadores químicos, en particular la histamina, que producirán los síntomas típicos de la reacción alérgica.

Una alergia es una reacción anormal, inadaptada y exagerada del sistema inmune ante sustancias que comúnmente no son bien toleradas.

No se debe confundir la alergia a alimentos con la intolerancia a los alimentos. La intolerancia a los alimentos se distingue de las alergias en que estas últimas provocan una respuesta del sistema inmune, activando la Inmunoglobulina E (IgE) u otras vías del sistema inmune; y en las intolerancias no participa el sistema inmune.

La alergia se incluye en las reacciones de hipersensibilidad (respuesta inmune patológica o inmunopatología) de cuatro tipos :

  1. Inmediatas o alérgica: Basadas sobre la reacción al IgE
  2. Citotóxica.

  3. De complejos inmunes.

  4. Retardadas.

Una sustancia frecuentemente inofensiva puede provocar en ciertos casos reacciones patológicas del tipo alérgico.

Hay cinco tipos de alergias a las que hay que prestar especial atención durante la estación veraniega.

1º A los insectos: se recomienda tener precaución al consumir refrescos y otras bebidas edulcoradas al aire libre, ya que atraen insectos causantes de picaduras y alergias como las avispas y abejas. Dado que la reacción alérgica a una picadura puede ser mortal.

2º Al cloro: este producto químico usado en el mantenimiento de las piscinas causa asma en ciertas personas.

3º Al humo de las barbacoas y las hogueras. Que también puede causar un ataque de asma. Las personas sensibles deben colocarse en contra del viento.

4º A los cambios de tiempo. Sobre todo cuando se producen cambios en la dirección en que sopla el viento, que hace circular abundante polen y moho que desencadena reacciones alérgicas.

5º A la fruta. Frutas típicamente veraniegas como los melocotones, y el melón pueden generar picor y erupciones en la boca, especialmente en personas que padecen alergia al polen.

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>