Categories Menu

Publicado por el abr 21, 2015 en Etapas de la vida, Niños | sin comentarios

Alimentación de los más pequeños

 Por Catalina Prieto

gardening-for-kids

Las estadísticas son abrumadoras en países como Estados Unidos, donde casi el 70% de los alimentos que llegan a la mesa son procesados. El consumo de este tipo de alimentos es creciente en nuestro país y deberíamos ser más conscientes de lo que ponemos en nuestra cesta de la compra y de lo que les damos a comer a nuestros pequeños, esta es sin duda nuestra responsabilidad.

 

La participación, una de las claves.

Una de las formas para hacer que los niños también ganen consciencia de su propia alimentación es dejarles que nos acompañen a hacer la compra, dejarles que sean ellos quienes toquen y elijan los mejores alimentos para llevarnos a casa. De esta forma estarán más dispuestos a probar nuevas cosas. También dejarles que mezclen ingredientes, batan, corten o machaquen esos alimentos cerca de nosotros en la cocina; esto les permite tener una sensación de control que les ayudará a ser más participativos, curiosos y aventureros en las comidas.

Las comidas preparadas por quien les cuida y les quiere, serán definitivamente comidas más saludables para toda la familia.

boywithseed

La comida es algo más que “nutrientes”.

Además de nutrientes (macro y micronutrientes, fibra y agua ) la comida también cumple una función social: es una forma de comunicarnos, de establecer conexiones sociales, una forma de celebrar juntos involucrando también tradiciones y rituales familiares. La salud emocional de los pequeños se beneficia cada vez que se comparte una comida familiar.

 

Cocinar en casa es importante.

Actualmente uno de los problemas más importantes es la gran cantidad de sal, azúcar y grasas que se incluyen en los alimentos procesados y que sirven para aumentar su fecha de caducidad o vida útil y potenciar su sabor. Todos los alimentos empaquetados, embotellados o enlatados son alimentos procesados. Esto incluye alimentos tentadores para los más pequeños como cereales de desayuno, galletas, crakers o bebidas edulcoradas. La mejor opción, tanto para pequeños como para adultos, será la de escoger siempre alimentos no procesados o poco procesados; estos los podremos reconocer fácilmente por su menor número de ingredientes en el etiquetado.

Son muchas las campañas de marketing que se realizan para llegar al público de menor edad con alimentos procesados, pero son los padres los que mejor campaña pueden realizar “en casa”. Si los niños observan que en casa se disfruta comiendo fruta y vegetales y, en general, comida saludable que compramos y se produce cerca de nosotros, esto influirá sin duda en sus elecciones futuras. Por ejemplo, visitar con los pequeños una feria o mercadillo con alimentos naturales, plantar en casa con ellos unas hierbas aromáticas que después podamos usar en nuestras comidas… esto hará que se involucren en el proceso hacia una alimentación mejor.

djeca-roditelji-kuhanje

La importancia de comer en familia.

Existen evidencias de que los niños que se sientan a comer a la mesa en familia se mantienen más saludables y sus hábitos también lo son. Esta es una forma importante de compartir una conversación agradable en la que ellos participarán también, compartiendo las experiencias de su día a día, hablando de sus aficiones favoritas y, en definitiva, haciendo divertido y ameno este momento.

 

¿Cómo lidiar con un comedor quisquilloso?

Existen muchas teorías sobre los motivos que llevan a los niños a rechazar ciertas comidas. Se puede pensar que los padres no exponen a sus niños a una suficiente variedad de alimentos por lo que se resisten a probar alimentos nuevos. Podemos decir que el momento de la comida puede ser estresante para algunos pequeños. Cuestiones como las comentadas anteriormente, hacerles partícipes en el proceso de elección de los alimentos y en su preparación pueden mejorar su actitud. Además de eso, pocas cosas son tan importantes como el modelo que se de en el hogar; que padres, hermanos o familiares en general tengan una conducta saludable en relación a su alimentación hará que los pequeños sean más propensos a seguir ese tipo de conducta.

 

Entender el sentido del gusto y los sabores.

alimentacion4Un error bastante común es enmascarar la comida de los niños. La comida debe ser presentada de forma agradable y teniendo en cuenta que ellos deben desarrollar su propio sentido del gusto: y en la lengua no solo existen receptores para el sabor dulce, también existen para el sabor amargo, ácido, salado o umami (sabroso).

El sentido del gusto interactúa con la nutrición ya que nos provee de información sobre el contenido nutricional de los alimentos que ingerimos, nos ayuda a determinar y reconocer nuestras preferencias en base a los datos almacenados en nuestro cerebro sobre alimentos anteriormente ingeridos y nos advierte en relación a alimentos potencialmente tóxicos o venenosos.

Hacer que la experiencia para los más pequeños sea agradable pasa por que aprendan a valorar y diferenciar los alimentos por sus sabores, aromas y texturas. Para ello:

-Dar prioridad a la calidad sobre la cantidad de los alimentos que ponemos en el plato y escoger siempre los alimentos más frescos es fundamental.

-Acompañar los alimentos saludables que les ofrecemos con cantidades moderadas de sal, azúcar, especias y hierbas aromáticas, que hagan los platos sabrosos y agradables a su paladar pero igualmente saludables.

Una sopa llena de vegetales de colores, un plato de pasta con tomate natural, aceite de oliva y hierbas aromáticas, unas tortitas de avena con plátano para desayunar el fin de semana, fruta en trocitos para el recreo, un bizcocho para una ocasión especial, en el que siempre podemos controlar la cantidad de azúcar que ponemos en él, un batido de yogur y fruta… todo esto y mucho más se puede hacer en casa de forma rápida y fácil y agradará sin duda a los pequeños de la casa.

En definitiva, nuestras decisiones saludables, serán decisiones saludables también para ellos y, por añadidura, lo serán para nuestro planeta.

La implicación de los niños en la elaboración de las comidas está abordada en varios estudios y se ha demostrado como una “estrategia” eficaz en la promoción de buenos hábitos alimenticios. A continuación se enlazan  algunos artículos sobre dicha implicación y sobre el desarrollo del gusto por determinados alimentos así como información gráfica en cuanto a raciones y publicaciones oficiales sobre cómo educar en alimentación y nutrición a los más pequeños.

http://www.perseo.aesan.msssi.gob.es/es/programa/secciones/material_divulgativo.shtml

http://www.perseo.aesan.msssi.gob.es/docs/docs/programa_perseo/material_divulgativo/Aprender_2.pdf

http://www.efsa.europa.eu/en/supporting/pub/339e.htm

http://aesan.msssi.gob.es/AESAN/docs/docs/evaluacion_riesgos/datos_consumo/atlas_enalia.pdf

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>