ALIMENTACIÓN Y RUTINAS PARA LOS NIÑOS DURANTE LAS VACACIONES

En tiempos en los que los niños y adolescentes deban pasar mas tiempo en casa, sin colegio y sin ciertas actividades que llevaban a cabo durante el curso escolar, todos los expertos recomiendan mantener pautas y rutinas similares a las llevadas el resto del año.
La nutrición es unos de los pilares fundamentales para que los chicos en estas situaciones mantengan hábitos y conserven su peso saludable.

Los pediatras recomiendan a las familias establecer con los niños, de lunes a viernes, unas rutinas y un horario “similar de forma parcial” al del colegio, donde se especifiquen los espacios y tiempos dedicados a cada actividad, entre otros consejos. Así lo ha señalado la Sociedad de Psiquiatría Infantil, integrada en la Asociación Española de Pediatría (AEP),
“Mantener rutinas y tener horarios es siempre aconsejable, y también en estas circunstancias”, recuerda la doctora María García-Onieva, pediatra de Atención Primaria y secretaria del Comité Ejecutivo de la AEP.
Por su parte, la doctora Azucena Díez, presidente de la Sociedad de Psiquiatría Infantil, explica que “en estas situaciones, es importante tratar de ser creativos y mantener el buen humor. Permitir a los niños que propongan actividades, pero también sugerirlas nosotros. Es muy probable que se muestren reticentes a algunas de ellas al principio, en especial los adolescentes, pero luego acaben accediendo y divirtiéndose”.
El tiempo libre en general puede ser el momento perfecto para compartir en familia, cocinar alimentos saludables y comer juntos.
Para prevenir que el aburrimiento se apodere de los los niños, y ya no tan niños, y que acaben atacando la despensa y abusando del azúcar o de la bollería industrial, seria interesante tener a manos frutas, frutos secos, yogures sin azucares añadidos y otros alimentos saludables.

RECOMENDACIONES PARA ESTOS DÍAS
y para siempre…

1. Variar los métodos de cocción: Se puede optar por cocción al horno, a la plancha, al wok, al microondas, al vapor, hervidos, salteados (en poco aceite o con agua), o guisos, etc.

2. Elegir productos frescos como materia prima: cuando se trata de verduras o carnes, siempre es mejor que sean frescos, no obstante, en estos días podemos ocasionalmente recurrir a los congelados. Los productos enlatados contienen mucho sodio en su conserva. En cuanto a los preparados con carnes podemos optar, por ejemplo, por hamburguesas y milanesas caseras (se pueden congelar y tener para la semana). La mayoría de las verduras se pueden congelar, para ello debemos lavarlas bien, blanquearlas (1 o 2 minutos en agua hirviendo y luego pasar por agua fría), fraccionarlas y congelarlas.

3. Agregar poca sal y utilizar condimentos aromáticos naturales: podemos usar diferentes especias que dan ricos sabores a las comidas y no contienen sodio, como, por ejemplo, orégano, albahaca, laurel, perejil, ajo, tomillo, romero, comino, cúrcuma, jengibre, etc. Si queremos utilizar caldos concentrados siempre elegir los bajos en sal y libres de glutamato monosódico como el caldo concentrado CALENTITO de Novadiet.

4. Siempre debe haber verduras en nuestras comidas, ya sean crudas o cocidas, combinadas con los demás ingredientes. Las mismas nos aportan vitaminas, minerales y fibras, siendo estas últimas necesarias por lograr saciedad, mejorar el tránsito intestinal, reducir los niveles de colesterol, entre otros tantos beneficios.

5. En cuanto a los cereales más utilizados (arroz y pastas,), es mejor que sean integrales. En cuanto al punto de cocción se prefieren al dente, siempre y cuando no haya alguna patología que lo contraindique. No es malo comer pastas o arroz, ya que son buena fuente de hidratos de carbono complejos (buena calidad), lo cual nos brinda energía para todas las funciones del cuerpo. No debemos temer a los hidratos, sino saber controlar las porciones y combinarlos adecuadamente.

6. Sumar legumbres a nuestra dieta: dejarlas en remojo previo y cocinarlas hervidas. Es muy importante para reforzar nuestras defensas la ingesta de estos alimentos, principalmente lentejas, habas y garbanzos. Se pueden hacer ensaladas, guisados, hamburguesas, etc. También son alimentos que se pueden congelar una vez cocidos.

7. No olvidar incluir fruta fresca y variada cada día, pueden ser una gran merienda.

Roxana Vilariño
r.vilarino@novadiet.es