En este articulo vamos a hablar de enfermedades que aunque no son exclusivas de la edad avanzada , si que hay una mayor probabilidad de padecerlas al hacerse mayor, y que deterioran la calidad de vida de éstas personas. No todas ellas se pueden evitar, pero muchas podríamos prevenirlas con unos buenos hábitos a lo largo de la vida.

La lactancia materna es una decisión que debe tomar cada mujer, y ser aceptada por la familia. Es una decisión personal que afecta a ella misma y a su hijo. Como nutricionista defenderé la lactancia materna con uñas y dientes. De sobra están demostrados los beneficios que aportan al bebe y también a la madre.

¿Cuándo estoy en la menopausia? La menopausia se produce cuando los ovarios de la mujer dejan de producir las hormonas estrógeno y progesterona. Una mujer llega a la menopausia cuando no tiene un período menstrual durante un año, la media de edad está en los 51 años. Pero varios años antes pueden empezar los síntomas y los cambios en un periodo llamado climaterio.

Existe lo que podemos llamar, caída de pelo estacional, pero no a todas las personas nos afecta por igual ni tiene que ser en la misma época del año. Normalmente suele ocurrir al poco tiempo de un periodo de más estrés.

EMBARAZO Y TOXOPLASMOSIS Aunque la probabilidad de infectarse con toxoplasma gondii durante el embarazo, si no lo has hecho en toda tu vida, es muy pequeña, las graves consecuencias que puede tener esto para tu bebé, hace que sea importante tomar medidas para prevenir el contagio durante el embarazo. Aquí tienes información que puede ser de gran ayuda. La TOXOPLASMOSIS es una enfermedad infecciosa ocasionada por el protozoo Toxoplasma gondii un parásito intracelular obligado. Se considera la enfermedad como una zoonosis ,es decir, que de modo habitual, se transmite desde los animales a los seres humanos, a través de diferentes vías de contagio, siendo los hospedadores definitivos el gato y otras seis especies de felinos.

Cerebro

Nuestro organismo controla la hidratación de manera muy eficaz. Tenemos un conjunto de sensores que ayudan a controlar nuestro nivel de hidratación. La pérdida de líquidos dispara una catarata de señales que alertan al centro de la sed que está ubicado en nuestro cerebro. Este nos obliga a beber.

untitled 2Un vegetariano es una persona que no come carne (ni siquiera de aves) ni pescado o marisco, ni productos que los contengan. Dentro de ellos hay distintos patrones alimentarios que pueden variar considerablemente. El modelo ovo-lacto-vegetariano: basado en la ingesta de cereales, verduras, frutas, legumbres, semillas, frutos secos y también incluye productos lácteos y huevos. El lacto-vegetariano excluye los huevos, además de la carne, el pescado y las aves. El modelo vegano (o “vegetariano total o estricto”) excluye los huevos, los productos lácteos y el resto de alimentos de origen animal. Incluso en cada uno de estos modelos, puede existir una considerable variación en cuanto a qué productos animales se excluyen.

La salmonella es un género bacteriano formado por bacilos Gram negativos, anaerobios facultativos, con flagelos perítricos que rodean al microorganismo y no desarrolla cápsula ni espora. Son bacterias móviles que producen sulfuro de hidrógeno. No fermentan ni lactosa sacarosa. Existen únicamente tres especies de Salmonella,...

1. ¿El músculo se convierte en grasa si dejas de practicar ejercicio? Falso. Brian Udermann , actualmente investigador en el Departamento de Ciencias del Deporte de la Universidad de Wisconsin-La Crosse (EE UU), ha llegado a la conclusión de que una de las ideas equivocadas más...

El estado emocional ,el estrés, el aburrimiento o la tristeza, condicionan la manera en que nos relacionamos con la comida, condicionan lo que comemos. El estado de ánimo puede alterar nuestras elecciones alimentarias y viceversa: haber consumido (o dejado de consumir) determinados alimentos puede influir en el estado anímico. Distintos estudios apuntan que la tristeza, el aburrimiento o el estrés condicionan la manera en que nos relacionamos con la comida. Unas veces, lo hacen de forma obvia y evidente; y otras, de manera sutil e inconsciente. Sin embargo, estas interacciones son tan complejas, que es difícil establecer con claridad cómo es el vínculo entre emoción e ingesta, qué es consecuencia y qué es causa.