Un aspecto básico para evitar distintas enfermedades es mantener un sistema de defensas en excelente estado, de esta forma mantenemos fuera del cuerpo a microorganismos como las bacterias, hongos y virus.

Entre el nivel de estrés y nuestra alimentación hay un estrecho vínculo, ya que el primero puede influir negativamente en lo que comemos mientras que lo que comemos puede ayudarnos a reducir los niveles de estrés y sus efectos negativos en el organismo.

Un buen estado nutricional es necesario para mantener una salud óptima y evitar el desarrollo de enfermedades cuyas manifestaciones en la edad avanzada pueden complicar el envejecimiento fisiológico.

En nuestra vida diaria debido a la presión social sucumbimos y tendemos a comer más de lo que nuestro cuerpo necesita para estar sano y mantener unos hábitos de vida saludables. Debemos aprender a decir NO si queremos realizar un cambio en nuestra alimentación, para conseguir un estilo de vida saludable.
Cuando la práctica deportiva es frecuente en nuestra vida el metabolismo tiene que adaptarse a la nueva situación y por ello debemos de seguir unas recomendaciones especiales, son los principios básicos de la nutrición deportiva, pequeñas pautas que servirán para mejorar la recuperación, el rendimiento y evitar carencias y lesiones. Hay muchas formas de alimentarse y es responsabilidad del deportista el saber elegir de forma correcta los alimentos que sean más convenientes para su salud y que influyan de forma positiva en su rendimiento.
La educación nutricional y la adquisición de hábitos alimentarios forma parte de la cultura alimentaria que una persona adquiere a lo largo de su vida. Podemos reeducar a nuestro organismo mediante una dieta equilibrada y el ejercicio físico.
Muchos estudios han demostrado que una dieta vegetariana bien planificada contiene suficiente energía y proteínas, es alta en hidratos de carbono y baja en grasa, lo que es ideal para los atletas. La postura de la Asociación Americana de Dietética dice lo siguiente: Las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención de enfermedades
Una dieta vegetariana es un plan de comidas que contiene mayoritariamente plantas, como verduras, frutas, granos integrales, legumbres, semillas y frutos secos, con pocos o ningún producto animal. Los tipos de dietas vegetarianas abarcan: Vegetariano estricto o vegetaliano: su dieta consiste en alimentos solo a base de plantas.