Categories Menu

Publicado por el abr 12, 2017 en Ejercicio Físico | sin comentarios

BENEFICIOS DEL EJERCICIO AERÓBICO Y ANAERÓBICO

 BENEFICIOS DEL EJERCICIO

- EJERCICIO AERÓBICO

El ejercicio aeróbico es un ejercicio físico que necesita de la respiración para poder realizarse.

Los ejercicios aeróbicos incluyen cualquier tipo de ejercicio que se practique a niveles moderados de intensidad durante períodos de tiempo extensos, lo que hace mantener una frecuencia cardíaca  más elevada.

En tal tipo de ejercicios se usa el oxígeno para “quemar” grasas y azúcar (aeróbico significa literalmente “con oxígeno “, y hace referencia al uso de oxígeno en los procesos de generación de energía de los músculo).

El ejercicio aeróbico más común es la caminata, junto a otros como trotar, bailar, esquiar, pedalear, etc.

Su práctica habitual dota al cuerpo de mayor resistencia, previene la obesidad y es beneficioso para el sistema cardiovascular .

Durante la realización del ejercicio aeróbico el organismo utiliza una gran cantidad de oxígeno como combustible , produciendo adenosín trifosfato ATP, el cual es el principal elemento transportador de energía para todas las células .

Inicialmente, durante el ejercicio aeróbico, el glucógeno se rompe para producir glucosa. Sin embargo, cuando este escasea, la grasa empieza a descomponerse. Este último es un proceso lento, y está acompañado de una disminución en el rendimiento.

1)      Beneficios del ejercicio aeróbico

chica-corriendo-en-parque

Permite adelgazar, al reducir la grasa corporal dado que la utiliza como combustible o fuente principal de energía. Además, para definir los músculos, primero es preciso eliminar la grasa localizada entre los mismos. Para conseguir la pérdida de peso, el ejercicio se debe practicar habitualmente y con una intensidad moderada junto a una dieta correcta.

Mejora la función cardiovascular y la capacidad pulmonar, tanto en los individuos sanos, como en pacientes con algún trastorno coronario. También facilita la circulación sanguínea y la oxigenación del organismo, lo que se traduce en un incremento de la capacidad para realizar esfuerzos, y una mejora general de las diversas funciones del organismo como digestiva, renal, inmunológica, endocrina, el estado de ánimo, el sueño y las funciones mentales superiores.

- Disminuye a medio plazo, la presión sanguinea en los hipertensos y ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (“colesterol malo”) y triglicéridos, aumentando al mismo tiempo los niveles de colesterol HDL (“colesterol bueno”). De esta forma, disminuye el riesgo de infarto.

Influye positivamente en el estado de ánimo, mejorando la autoestima, la calidad del sueño y el bienestar general del individuo. Al realizar ejercicio, se liberan endorfinas  en el cerebro, unas proteínas asociadas a la inhibición del dolor y la generación de sensaciones placenteras.

Mejora la capacidad intelectual. Con ejercicio habitual es posible aumentar la reserva de las neuronas del hipocampo y mejorar así, las condiciones previas para el aprendizaje mediante la promoción de la neurogénesis a través del ejercicio aeróbico sostenido.

Reafirma los tejidos y la piel. Recupera parte de la lozanía perdida, contribuyendo no solo a estar y sentirse más joven sino también a parecerlo

Aumenta la reabsorción de calcio por los huesos, fortaleciéndolos y disminuyendo el riesgo de fracturas.

2)    Para ejercitarse correctamente.

Conserve un nivel de hidratación adecuado, en función de la intensidad del ejercicio y la temperatura ambiente. Se debe tener en cuenta que la tasa de absorción del intestino es de unos 200 ml (vaso de agua) cada cuarto de hora. Beber mucha agua en un periodo corto de tiempo puede generar molestias intestinales. El exceso de agua hace disminuir los niveles de sodio en sangre y puede llevar a un edema cerebral mortal.

- Para alcanzar buenos resultados, la duración de la rutina debe ser de más de media hora.

- Realice un calentamiento previo de intensidad moderada de alrededor de 20 minutos y estiramientos previos para evitar lesiones musculares.

Lleve ropa holgada, cómoda y que transpire  (preferentemente de algodón) y utilice calzado cómodo.

No utilice ropa calurosa para sudar tal como fajas y bolsas de plástico en el cuerpo pues lo único que hará es deshidratarse sin llegar a quemar grasa.

Después del ejercicio estire músculos (elongar), esto evitará lesiones y dolores postejercicio.

 

- EL EJERCICIO ANAERÓBICO. 

Es el ejercicio físico que comprende actividades breves y de gran intensidad donde el metabolismo se desarrolla exclusivamente en los músculos y sus reservas de energía, sin usar el oxígeno de la respiración. Aquí no se necesita oxígeno porque la energía proviene de fuentes inmediatas que no necesitan ser oxidadas por el oxígeno, como son el ATP muscular, la PC o fosfocreatina y la glucosa. Son ejemplo de ejercicio anaeróbico los sprints o el levantamiento de peso.

La primera etapa de cualquier ejercicio es anaeróbica.

El ejercicio anaeróbico es típicamente usado por atletas de deportes de poca resistencia para adquirir potencia, y por culturistas  para ganar masa muscular. Los músculos que son entrenados bajo el ejercicio anaeróbico se desarrollan de manera diferente a nivel biológico, adquiriendo más rendimiento en actividades de corta duración y gran intensidad.

Hay dos tipos de sistemas anaeróbicos de energía:

-  El sistema ATP-PC, que usa fosfato de creatina durante los primeros diez segundos del ejercicio.

- El sistema del ácido láctico (o glucólisis anaeróbica), que usa glucosa en ausencia de oxígeno.

El último consiste en un uso ineficiente de la glucosa  y produce subproductos que perjudican la función muscular, como el sistema del ácido láctico, dominante durante tres minutos, y responsable de la aparición de los calambres musculares. Pero también proporciona una cantidad significativa de energía en el ejercicio aeróbico, ya que los músculos tienen una determinada capacidad de deshacerse del ácido láctico.

1)      Beneficios del ejercicio anaeróbico.

EJERCICIO ANAEROBICO

-          Desarrolla masa muscular y fortalece los músculos.

-          Mejora la capacidad para combatir la fatiga.

-          Hace trabajar al corazón y al sistema circulatorio e incrementa la cantidad de oxígeno que se puede consumir durante el ejercicio y, por lo tanto, mejora el estado cardiorrespiratorio.

-          Ayuda a evitar el exceso de grasa y a controlar el peso.

2)      Consejos para practicar ejercicios anaeróbicos.

-          Es importante realizarse un reconocimiento médico antes de iniciar entrenamientos intensivos de tipo anaeróbico.

-          Si eres principiante, ten en cuenta que el ejercicio anaeróbico se debe practicar progresivamente.

-          El ejercicio anaeróbico no es apropiado para embarazadas.

-          Cualquier persona que sepa que padece una enfermedad debe también consultar con su médico antes de practicar este tipo de ejercicio.

-          Siempre debe realizarse un precalentamiento antes de comenzar cualquier ejercicio anaeróbico.

-          Las sesiones deben finalizar con una tanda de estiramientos y relajación, porque de esta forma se remueve el ácido láctico de los músculos, y se evita que aparezcan las desagradables agujetas, al tiempo que se facilita la circulación sanguínea, y se mejora la funcionalidad de las articulaciones y la elasticidad muscular.

 

-   ¿QUE ES MEJOR?

La elección de un tipo de ejercicio depende de los objetivos que se tengan, aunque en el ámbito de la salud es recomendable alternar y complementar ambos tipos de ejercicios, ya que se conseguirán beneficios cardiovasculares y musculares. Ya en temas de rendimiento se suele dar más importancia a uno de los tipos según la finalidad, aunque sin olvidarnos del otro.

Si lo que se pretende es perder peso, hay que tener en cuenta que aunque con el ejercicio aeróbico se queman grasas, es conveniente combinarlo con el ejercicio anaeróbico para incrementar la musculatura.

LO MEJOR PARA LA SALUD: COMBINAR AMBOS EJERCICIOS

En realidad, los dos tipos de ejercicio intervienen al realizar cualquier actividad física, por lo que lo correcto sería decir que un ejercicio es predominantemente aeróbico o predominantemente anaeróbico.

El ejercicio aeróbico sirve para trabajar resistencia y la capacidad pulmonar, pero ambos ejercicios, aeróbico y anaeróbico, hacen trabajar el sistema circulatorio y el corazón. Durante la práctica del ejercicio anaeróbico se obliga al corazón a bombear la sangre rápidamente durante un breve periodo de tiempo, y esto ayuda a fortalecer el sistema circulatorio. Combinar y alternar ambos ejercicios es, pues, beneficioso para el organismo.

Al ejercitar el cuerpo con pesas, el organismo también necesita quemar calorías para generar más musculatura, aunque la pérdida de peso tardará más en apreciarse. A largo plazo, el aumento de masa muscular contribuye a eliminar el exceso de grasa y a controlar el peso.

 

        

 

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>