Por Leticia Escolar, asesora de novaLine Alimentación en la menopausia A partir de los 40 años las necesidades metabólicas de energía de las mujeres disminuyen un 5% por cada década. Esto se traduce directamente en la necesidad de un aporte calórico menor.

menopausia y aumento de peso         

           La menopausia es el periodo de la vida de las mujeres entre los 40 y los 50 años en el que se produce el   cese de la ovulación.

          El cuerpo femenino en esta etapa de la vida experimenta una serie de desarreglos orgánicos consecuencia directa de la falta de estrógenos (hormonas sexuales femeninas). Para algunas mujeres, estos cambios se traducen en síntomas soportables; sin embargo, otras muchas sufren física y emocionalmente las consecuencias de la ausencia hormonal.

La menopausia nos debería ser vista como un período distinto a la adolescencia o la época fértil en cuanto a ejercicio físico nutrición  y hábitos de vida se refiere. Un estilo de vida sano adoptado en los primeros años de la vida favorece el estado de salud y funcional de la mujer en la menopausia. Tanto si se han seguido estilos de vida saldables como si no, nunca es tarde para adoptarlos ni hay motivos para abandonarlos. El estilo de vida sano y activo prepara a la mujer para los cambios derivados de la menopausia, y ayuda a controlar los riesgos para la salud física y psicológica que este nuevo estado trae consigo.
Los estrógenos naturales o fitoestrógenos se encuentran en los productos vegetales, por lo que están presentes en muchos de los alimentos que comemos. En el cuerpo, los fitoestrógenos actúan como el estrógeno producido naturalmente. Hay tres clases principales de fitoestrógenos: isoflavonoides, cumestanos y lignanos.
LOS ALIMENTOS TE AYUDAN A SENTIRTE MEJOR: En determinadas etapas de la vida de una mujer se producen importantes cambios hormonales que van acompañados de otros no menos esenciales a nivel físico. En este caso vamos a hablar de la menopausia o cese de la actividad reproductora y, por tanto, de la menstruación. El conjunto de cambios y reajustes metabólicos que tienen lugar se llaman climaterio.
Cuando desaparece la menstruación, que es el primer signo visible de la menopausia, se presentan casi de inmediato algunas manifestaciones como los sofocos y las crisis de sudor, otras lo van haciendo de forma más insidiosa, como el cansancio, los trastornos de carácter y el aumento de peso; otras más traicioneras pasan totalmente inadvertidas y su evolución es lenta pero segura: se trata de la osteoporosis, la atrofia de los tejidos genitales y la alteración de los vasos. Malestares fisiológicos y psicológicos mencionados por las mujeres: aumento de peso (60%), sofocos (55%), cansancio (43%), nerviosismo (41%), sudoración exagerada (39%), dolores de cabeza (38%), insomnio (32%), depresión (30%), irritabilidad (29%), dolores articulares (25%), mareos (24%), palpitaciones (24%), lasitud (22%), hormigueo (22%), dolores musculares (21%), sensación de ahogo (18%), impaciencia (16%).
La menopausia es una nueva etapa de la vida de la mujer para la que el organismo se ha ido preparando unos años antes. Raramente se produce de golpe; va haciéndolo progresivamente, a veces imperceptiblemente. Razón por la cual resulta difícil establecer estadísticamente la edad concreta en que se produce. La menopausia no es una enfermedad, es un fenómeno fisiológico. Como sucede en cualquier nuevo equilibrio hormonal, va acompañada de una reorganización del sistema endocrino femenino y exige del cuerpo un esfuerzo de adaptación al cambio. Es el tránsito de un estado hormonal transitorio que permite un embarazo, a un estado más apacible que funciona de forma más moderada, sin sobresaltos. La menopausia se vive mal porque para algunas mujeres simboliza el envejecimiento, pero no es así, la mujer de 50 años es todavía joven, por término medio tiene un futuro de 30 años ante sí.
La menopausia causa cambios en la mujer, por ejemplo en la vida sexual. Es verdad que la excitación es menos intensa y la lubricación y la expansión de la vagina necesita más tiempo, sin embargo son posibles. La mayoría de las mujeres se quejan de una sequedad vaginal debido a una disminución de los estrógenos o de contracciones uterinas dolorosas durante y después del orgasmo, sin embargo el uso de lubricantes podría mejorar esta situación. Es más probable que la disminución del deseo sexual durante la menopausia esté relacionado con:
  • Una deficiente relación y comunicación de la pareja
  • Poca calidad de relaciones sexuales antes de la menopausia
  • Cansancio
  • Estrés, depresión
  • El uso de medicamentos como antidepresivos
Menopausia significa desaparición definitiva de la regla. No se puede hablar de menopausia propiamente dicha  hasta que no ha pasado un año de  amenorrea. Antes de la llegada  de la menopausia normalmente tiene lugar  un periodo de reglas irregulares y menos frecuentes : la premenopausia o perimenopausia. La menopausia no es una enfermedad . Se trata de un proceso fisiológico común a todas las mujeres que marca una etapa de sus vidas. Debemos conocer los trastornos posibles para afrontarlo como una étapa mas de nuestra vida .

Desde el nacimiento nuestro organismo experimenta múltiples cambios que nos van acondicionando para cada etapa de la vida. Si durante la pubertad, en la mujer aparece la menstruación, que significa que entra en una etapa en la que se está preparada para la reproducción, con la menopausia, en cambio, su cuerpo se desprende de esta fertilidad para dar paso a la senectud.