Categories Menu

Publicado por el oct 16, 2014 en Control de Peso/ Alimentación equilibrada, Nutrición | sin comentarios

Estoy por debajo del peso normal: ¿es un riesgo?

Alimento saludable

La “batalla contra el sobrepeso” es la máxima preocupación para muchas personas, pero también estar extremadamente delgado puede provocar problemas de salud.

Las grasas tienen una mala reputación por provocar sobrepeso y obesidad. Sin embargo, no todas las grasas son malas. De hecho, descomponer la energía (o calorías) y almacenarla como grasa es solo una de las muchas maneras en que el cuerpo usa los alimentos para funcionar, curarse y crecer.

La energía almacenada como grasa ayuda a completar un trabajo o actividad física extenuantes. También desempeña un papel clave en el desarrollo del cerebro y en la prevención de la inflamación (hinchazón) y los coágulos de sangre. Y mantiene el cabello y la piel saludables.

Es importante entender que el equilibrio es clave para mantener un cuerpo saludable, y debe buscarse tanto por quien está excedido de peso o quien está por debajo del peso normal. 

Leer más

abcdRead More

Publicado por el may 20, 2014 en Control de Peso/ Alimentación equilibrada, Nutrición, Sin categoría | sin comentarios

“Alimentacion saludable, empezando desde niños”

 

chump1[1]

Hola MANU:

Soy Matilde, amiga de tus padres. Nos hemos visto en el pueblo alguna vez. ¿Te acuerdas?

Te quería contar algo que recuerdo de mi infancia.

Las tardes de invierno, metida en casa, viendo caer lluvia y a veces nieve… detrás de los cristales, oíamos la voz de mi madre llamándonos a los cinco hermanos para proponernos un  juego… “Vamos a aprender a cocinar BIEN, para comer BIEN”… ¡¡¡¡Genial!!!!, pensaba yo. Todos a la cocina entre harinas, huevos, sal… y también jamón y queso… ¡¡¡¡Qué rico!!!!! Leer más

abcdRead More

Publicado por el mar 28, 2014 en Control de Peso/ Alimentación equilibrada, Nutrición | sin comentarios

Engañar al hambre

 

Una de las sensaciones más desagradables cuando empezamos a cambiar los hábitos hacia una dieta equilibrada y saludable es la sensación de hambre . Muchos de los pacientes del Método novaLine nos comentáis que tenéis una sensación de hambre constante y que es uno de los obstáculos más difíciles de superar.

Lo primero es saber diferenciar entre hambre física y hambre emocional.

¿ CÓMO PODEMOS EVITAR LAS TENTACIONES Y ENGAÑAR AL HAMBRE?

Vamos a abordar el tema desde dos puntos de vista: el mental o psicológico y el práctico: ¿qué podemos picar ?

Mecanismos mentales: Relación mente-cuerpo.

Entre los recursos psicológicos que nos pueden ayudar a evitar tentaciones, se encuentran los siguientes:

  • Alejarnos físicamente de la situación de peligro, levantarnos de la mesa, salir a bailar, regalar nuestra ración… Eso sí, es importante que actuemos rápido, antes de que la tentación pueda con nosotros.

  • Racionalizar la situación, parar para analizar qué está ocurriendo y solucionarlo de forma “hipocalórica”: sirviéndonos agua, poniéndonos la ración en un plato pequeño: debemos volver a tomar el control de la situación.

  • Contar hasta diez antes de caer en la tentación; de esta forma podremos volver a controlar lo que comemos.

  • Interiorizar que un atracón no es un fracaso: hay que mantener la calma y volver siempre lo más rápido posible a nuestras pautas para perder peso. Ser flexible con nosotros mismos.

  • Pensar en refuerzos positivos: “ yo puedo con esto”, “ tengo que sortear al monstruo que llevo dentro”

  • Cuando tenemos una fiesta con comida apetecible, comer solo lo que realmente nos gusta mucho; si no es así mejor no lo probemos.

  • Interiorizar las situaciones que nos ponen en riesgo, saber cuáles son, ir aprendiendo con la experiencia.

  • Pedir ayuda a un experto, a los amigos, a la familia… si lo necesitamos.

  • Si al final hemos caído en una tentación muy sabrosa, no pasa nada, volver a nuestras pautas habituales lo más rápidamente posible.

Los cambios de hábitos no son fáciles de interiorizar en las primeras ocasiones. Es a base de repetir y repetir las cosas como se interiorizan. Por tanto, debemos insistir en las acciones bien hechas una y otra vez hasta que sean interiorizadas y reproducidas automáticamente.

¿QUÉ PODEMOS PICAR?

  • Agua: al llenar nuestro estómago con agua, ésta ocupa un gran volumen y nuestra mente no sabe si nuestro estómago está lleno de comida o de líquido, con lo que se mitiga la sensación de hambre.

plantas-salud-femenina-1200-668x400x80xX

  • Alimentos que contienen fibra. Por ejemplo, el glucomanano tomado con dos vasos grandes de agua se hincha en el estómago y da sensación de plenitud. Esta agua, tomada caliente, en forma de infusiones, provoca aún mayor sensación de bienestar y menos apetito. Leer más

abcdRead More

Publicado por el oct 2, 2013 en Control de Peso/ Alimentación equilibrada | sin comentarios

Adiponectina y obesidad

La adiponectina es una hormona producida específicamente por el tejido adiposo que tiene actividad insulinosensibilizante, antiinflamatoria y antiaterogénica. Recientemente se han descubierto además, funciones cardio y hepatoprotectoras y antiangiogénicas.
Forma parte de la familia de las adipocitoquinas, péptidos activos secretados por el adipocito, que actúan en forma local (autócrina-parácrina) y sistémica (endócrina), como la leptina y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), entre otros.
En diferentes estados de resistencia a la insulina como la obesidad y la diabetes tipo 2 y en las enfermedades cardiovasculares, hay una disminución de la concentración de adiponectina.
La cuantificación de esta proteína podría permitir la caracterización de estos pacientes en función del riesgo de desarrollar complicaciones.
Presenta también un prometedor potencial terapéutico en el tratamiento de estas enfermedades.
Adiponectina, obesidad y resistencia a la insulina.
La obesidad y sobrepeso (sobre todo con aumento de grasa visceral, está asociada con resistencia a la insulina, aumento de TNF-α y disminución de adiponectina, donde ésta es estimulada por la insulina e inhibida por el TNF-α.
El TNF-α aumenta la lipólisis y favorece el desarrollo de la resistencia a la insulina, porque interfiere en la vía de señalización de la insulina y en la actividad del sustrato receptor estimulado por insulina (IRS-1).
Estudios genéticos demuestran que hay un locus que confiere susceptibilidad a la diabetes tipo 2, al síndrome metabólico y a la enfermedad coronaria en el cromosoma 3q27, justo donde se localiza el gen (polimorfismo) que codifica para adiponectina. Esto explicaría en parte, la asociación entre estas patologías.
La adiponectina es requerida para la regulación de la sensibilidad a la insulina y la homeostasis de la glucosa, acción que se produciría por: 1.- Aumento de la oxidación de lípidos. 2.- Mejora de la señalización de insulina en el receptor y posterior transducción de señal. 3.- Inhibición de la gluconeogénesis y aumento de la captación de glucosa del músculo esquelético. 4.- Inhibición de TNF-α en el tejido adiposo.
Adiponectina: protectora de la aterosclerosis.
La obesidad, aterosclerosis, resistencia a la insulina y diabetes, están altamente asociadas a un estado inflamatorio crónico y esto es debido a la secreción de adipocitoquinas como IL6, TNF-α, leptina, adiponectina y otras. La adiponectina puede contrarrestar los efectos proinflamatorios del TNF-α a través de:
Supresión de la secreción y señalización del mismo en macrófagos y células endoteliales, inhibiendo el proceso de adhesión celular.
Inhibición de la transformación de macrófagos en células espumosas.
Supresión de la proliferación y la migración de células musculares lisas en la pared arterial.
Inhibición del crecimiento y la capacidad fagocítica de los monocitos, células clave en la progresión y la formación de la lesión vascular.
Otras funciones protectoras de la adiponectina.
Corazón: efecto cardioprotector en condiciones de flujo sanguíneo reducido. Probable acción terapéutica del infarto agudo de miocarido.
Hígado: efecto protector contra el desarrollo del hígado graso. Actuaría sobre las células estrelladas inhibiendo la progresión a fibrosis hepática.
Cáncer: mediante la inducción de apoptosis de las células endoteliales, tendría un efecto antiangiogénico y por lo tanto, inhibiría el crecimiento tumoral. Numerosos estudios avalan esta teoría y asocian bajos niveles de adiponectina con mayor riesgo de padecer cáncer de endometrio, mama, estómago, próstata y colon. Futuro uso terapéutico.
Conclusiones.
Actualmente la adiponectina es considerada un componente clave de la comunicación entre el adipocito, los tejidos sensibles a la insulina y la función vascular, remarcando aún más el rol de tejido adiposo como órgano endocrino.
Se la postula como un marcador biológico que orienta y permite caracterizar al paciente con síndrome metabólico y sus patologías asociadas, como así también un indicador útil para detectar las etapas tempranas de la aterosclerosis.
Además, tiene un elevado potencial para su uso como fármaco en la prevención y el tratamiento de la diabetes tipo 2, del síndrome metabólico y enfermedades cardiovasculares. Aunque todavía se requieren más estudios al respecto, la administración de adiponectina y la regulación de las vías que controlan su producción y señalización , representan una diana terapéutica prometedora para el control de todas estas enfermedades.

Fuente: Dra. MS Antista (www.iaca.com.ar/images/docs/Adiponectina.pdf)

abcdRead More

Publicado por el jun 18, 2013 en Control de Peso/ Alimentación equilibrada | sin comentarios

LA OBESIDAD INFANTIL AUMENTA :CAUSAS,RIESGOS Y SOLUCIONES

Ahora hay tres veces más niños obesos que hace sólo 15 años.Las consecuencias de este avance pueden ser muy preocupantes,pero las soluciones existen : la clave está en modificar los hábitos.

El crecimiento de la obesidad infantil en España es espectacular y preocupante : si hace 15 años, el 5% de los niños españoles eran obesos, esta proporción es ahora del 16%. En la Unión Europea, sólo Gran Bretaña nos supera.

La causa de esta verdadera epidemia (que puede tener consecuencias muy negativas en el futuro) es, básicamente, el cambio de hábitos. Y sobre todo en lo referente a la alimentación y el sedentarismo. Los niños, en gran parte por influencia de los padres, abandonan el consumo de frutas, verduras, legumbres y pescado, en favor de la comida rápida, “chuches” y bollería. Por lo que respecta al sedentarismo, las actividades físicas tradicionales se están cambiando por la televisión y los videojuegos.

Los peligros de esta tendencia son muchos. En primer lugar, la obesidad puede suponer al niño problemas físicos (diabetes tipo II, hipertensión, triglicéridos, colesterol, trastornos hepáticos,…….) y psicológicos (baja autoestima, estigma social, …….). Pero quizás lo peor es que se está fraguando una obesidad adulta, con estos mismos problemas pero agravados. Y hasta tal punto es así, que la siguiente generación podría tener una esperanza de vida menor que la actual, como consecuencia de esta obesidad, a pesar de los avances médicos en otros campos. Algunos estudios indican que la obesidad acorta la esperanza de vida en 13 años.

La solución,sin embargo, existe. Dado que casi todos los factores asociados a la obesidad infantil están relacionados con el estilo de vida, (excluyendo algunos casos poco comunes de patologías o factores genéticos) , cambiando algunas costumbres podemos luchar eficazmente con este problema. Inculcar a nuestros hijos unos buenos hábitos alimenticios y fomentar su actividad física ( deporte, juegos, paseos, excursiones,…..) es fundamental para prevenir o remediar su obesidad, y de paso habremos hecho mucho para evitar que tengan sobrepeso de mayores.

Pero tenemos que empezar por nosotros mismos, pues si la madre y el padre son obesos, el riesgo de que lo sea también el hijo es de casi el 90 %, según Carlos Paredes, Presidente de la Sociedad Valenciana de Pediatría. Este experto insiste en que los hábitos de los hijos tienen mucho que ver con los de sus progenitores, y de ahí la necesidad de modificar las coctumbres de de los padres, cuando no sean adecuadas en materia de alimentación y salud. Por tanto, si luchamos contra nuestra propia obesidad , además de los evidentes beneficios qu lograremos para nosotros mismos, también los conseguiremos para nuestros hijos.

Fuentes : Azprensa, El Médico Interactivo, Saludalia

abcdRead More