La primavera es la época de las alergias, y con ello de problemas respiratorios comunes y astenia o cansancio continuado.

Ya estamos en otoño, época del año responsable de dejarnos esos bonitos colores cálidos en los paisajes y llenar de hojas nuestras calles, así como también característica por la bajada de temperaturas, disminución notable de horas de luz  (que el cambio de hora acentúa más todavía..) y de energía en general, que suele desembocar en catarros típicos otoñales; pero sobre todo, es época de un montón de alimentos que precisamente, nos van a ayudar a afrontar todo esto con fuerza, energía y salud.
Acaba de empezar el verano, y con él llegan las vacaciones, la playa y el calor. Esto hace que cambie nuestra forma de alimentarnos y puede llevar a desequilibrios o excesos en nuestra dieta, que se traduzcan en un aumento de peso. Para evitarlo, debemos aprovechar que en verano tenemos gran cantidad de frutas y verduras, y será bueno priorizar estos alimentos de temporada. Hay varios consejos que podemos seguir en esta época del año:
¿Sabéis por qué es importante consumir los alimentos característicos de cada época del año? Aquí os detallamos algunas razones que os convencerán de que esta es la mejor opción:
Seamos conscientes de que hay que comprender a la naturaleza para adaptar nuestra alimentación según las distintas épocas del año. En invierno, nuestro cuerpo, se tiene que ajustar a la falta de sol y a las bajas temperaturas. Es una estación en la que hay que afrontar bajadas de defensas y por lo tanto mas facilidad de coger catarros.
En primavera existe un aumento de la radiación solar y una serie de cambios meteorológicos que afectan a nuestro organismo. En consecuencia, se producen ciertas hormonas para hacer frente a esos cambios. De ahí la expresión de la primavera, la sangre altera.
El otoño es temporada de lluvias, vientos y cambios bruscos de temperatura, por lo que es la época perfecta para enfermar. Cuando el clima se enfría, pasas más tiempo en espacios cerrados donde el aire no se recicla. Eso hace que tiendas a estar más cerca de otras personas que podrían albergar los virus que causan el resfriado. Por suerte, hay algunos consejos que puedes llevar a cabo para prevenir los catarros:
En épocas de calor el cuerpo agradece las comidas ligeras y refrescantes. La fruta y verduras de temporada, con un elevado porcentaje de agua y otros nutrientes esenciales para nuestro organismo, sacian nuestra hambre y sed y contribuyen a mantener la piel bien nutrida e hidratada.
La polinosis o alergia al polen también es conocida como “fiebre del heno” o “rinitis alérgica estacional”. Precisamente es estacional, ya que algunas personas la sufren durante todo el año, mientras que para otros, los síntomas empeoran en determinadas épocas del año cuando se produce un incremento de los síntomas. Es durante la primavera, cuando se produce la polinización en las plantas (anemófilas, es decir, a través del viento) y los árboles están en flor.

Existe lo que podemos llamar, caída de pelo estacional, pero no a todas las personas nos afecta por igual ni tiene que ser en la misma época del año. Normalmente suele ocurrir al poco tiempo de un periodo de más estrés.