Categories Menu

Publicado por el feb 21, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

Comer fuera de casa me sienta bien

Si eres de las personas que, debido a su trabajo, comes fuera de casa a diario…aquí encontrarás unos buenos consejos para no sertirte como un “esclavo del menú del día” o de la “aburrida dieta del tupper”. Si no es tu caso, pero quieres aprender a escoger menús variados  y equilibrados que te ayuden a cuidar tu salud y tu línea cuando salgas a comer fuera  de casa, también te interesa:

(¿Cómo como?)Para llevar una alimentación sana, lo primero es saber cómo hacerlo: una vez que conozcas los grupos de alimentos idóneos para un buen menú, te resultará mucho más fácil escoger bien.

- Tu menú debe incluir:

  • Verduras y hortalizas (150-200 g): ensaladas, purés, cremas, guarniciones ¡que no falten!
  • Féculas (pasta, arroz, pan) o legumbres (150 g cocinadas)
  • Alimentos proteicos: carne (100-125 g), pescado (125-150 g), huevos (limita el consumo de carnes rojas a una vez por semana, consume aves o pescado preferentemente).
  • Postre: fruta o lácteos sencillos (evita los dulces, tartas…)

- Cuidado con las grasas:

No te excedas con el aceite al aliñar las ensaladas. Escoge formas de cocinado sencillas: plancha, horno, cocido…

El agua que no falte:

Es la opción ideal como bebida. En caso de decantarte por el vino, hazlo con moderación  y teniendo en cuenta que estarás incrementando las calorías de tu menú.

EN EL RESTAURANTE

Planifica tu menú semanal

Además de elegir bien tus platos cada día, complementa tus menús con los alimentos que tomes en la cena y en el resto de la semana. Así tu dieta será completa y variada.

Cuando  el tiempo es un problema

Si tu trabajo no te deja tiempo ni para respirar, la mejor opción es tomar una ensalada completa, que combine todos los grupos de alimentos, seguida de un postre. No te costará mucho tiempo. Ten en cuenta que necesitas invertir un mínimo de 20 minutos para comer. Hacerlo en menos tiempo no es saludable.

- No caigas en la rutina

Variar los menús hará que no te aburras de comer fuera de casa. Así, además, asegurarás a tu organismo el aporte de una gama más amplia de nutrientes. En cuanto a las verduras, recuerda que cuanto más colorido sea tu plato ¡mucho mejor!

- Con las guarniciones ¡no te la juegues!

Consulta cuál es el acompañamiento de cada plato: si son patatas fritas, evítalas y pide que te sirvan una guarnición de verduras. No tendrás la tentación en el plato y el valor calórico de tu menú será mucho más adecuado. A la larga no lo notarás…

- No abuses de las salsas

Pregunta si te las pueden servir a parte. De esta forma, serás tú quien decida si las tomas o no, y, en caso de hacerlo, podrás controlar la cantidad.

-Y de postre…

Comer fuera de casa implica tener al alcance de la mano atractivos postres que en casa te resultaría más complicado elaborar a diario. Pero recuerda: su consumo debe ser ocasional.

La solución: ¡cámbialos por fruta fresca de temporada o escoge y un yogur o leche! Esto será que tu menú sea 10.

¿Y ENTRE HORAS QUÉ?

No olvides que tomar un tentempié a media mañana es indispensable para cuidar tu salud y tu línea. Así, llegarás a la comida sin una ansiedad excesiva y esto te permitirá comer con calma, tomar las raciones adecuadas, saborear los alimentos…Además, este tentempié contribuirá a mejorar la concentración para tu trabajo, ¡no te lo saltes!

  • Café con leche y una pieza de fruta
  • Infusión + bocadillo de jamón dulce
  • Yogur desnatado + bizcochos ricos en fibra
  • Barritas sustitutivas de comidas: sabor a chocolate, café, avellana, fresa, fruta de la pasión, manzana, naranja, piña, vainilla, yogur, yogur y plátano…¡con tanta variedad no te aburrirás!

SI COMES DE “TUPPER”…

El tamaño importa:

Escoge los recipientes acordes al tamaño de las raciones, para que además resulten atractivos a la vista: un “tupper” grande muy vacío te puede hacer pensar que vas a comer poco y, por el contrario, uno pequeño a rebosar te puede hacer creer que comerás más de lo que necesitas.

Una buena preparación:

Si optas por un plato único, puedes incluir todo en el mismo recipiente. Pero si te decantas por un primero y un segundo por separado, cada uno debe ir en su propio tupper: evita los que tienen varios compartimentos, ya que probablemente el tamaño de tus raciones no sea el recomendado y este tipo de recipiente facilitará que se mezclen los aromas y sabores.

Échale imaginación:

Juega con distintas combinaciones que incluyan todos los grupos de alimentos y elabora apetitosos platos que hagan de tus mediodías ratos agradables. ¡No olvides realizar una planificación semanal de tus menús! Complementa siempre tus cenas con lo que hayas tomado al mediodía. Puedes aprovechar las sobras de la cena para completar guarniciones u otros platos para el día siguiente.

Y de postre…

Los postres más aconsejables son la fruta (fruta fresca, macedonias de frutas) y los lácteos desnatados. Ocasionalmente puedes incluir algún postre elaborado a base de lácteos desnatados. Otra manera de incluir la fruta en tu dieta es añadiéndola a las ensaladas (piña, manzana, frutos rojos, uvas…).

Si eres de los que no puedes pasar sin el dulce…aquí tienes la solución: puedes tomar después de tu comida un bombón que disminuye la absorción de grasas. Te gustará y además evitará que recurras a alimentos más calóricos.

El congelador puede ser tu aliado:

Si no tienes demasiado tiempo para cocinar, cocina varios platos un día por semana y congélalos, para luego, el día que lo necesites, descongelarlos y calentarlos en el microondas.

Cuando la prisa acecha:

Si por motivos de trabajo no dispones de tiempo suficiente para comer, prueba con los productos sustitutivos de comidas. Tan sencillo como parece… dos barritas acompañadas de agua o un batido preparado con leche desnatada o bebida de soja, te ayudarán a volver a tu puesto tan pronto como lo necesites.

El lugar apropiado para comer:

Lo ideal es comer en una sala acondicionada para ello. Pero si esto no es posible aléjate un poco de tu puesto de trabajo. Tu momento para comer será más relajado y conseguirás “Desconectar un poco”, para luego retomar tus tareas.

 

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>