Categories Menu

Publicado por el sep 12, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

Como pez en el agua

Si eres de los o las que conocen la importancia que tiene para la salud practicar deporte regularmente, pero te da pereza empezar, te proponemos un plan que engancha. El ejercicio físico en el agua es una modalidad deportiva desestresante, aeróbica, de bajo impacto para los huesos y articulaciones y, por ello, apta para cualquier condición física. Descubre el bienestar de las actividades que te proponemos, que te permitirán moverte por la vida “como pez en el agua”.

Con el verano a la vuelta de la esquina y en plena “operación bikini”, no hay excusa para no meterse en el agua y practicar una actividad divertida a la par que refrescante, tonificante y desestresante. Las nuevas actividades de fitness en la piscina están “de moda” y cada vez más extendidas en los centros deportivos tanto municipales como privados de nuestras ciudades.

Su éxito: GRANDES BENEFICIOS Y BAJO RIESGO DE LESIONES

La flotabilidad hace que cuando realizamos deporte en el medio acuático sintamos en menor medida el impacto de los movimientos, así como el cansancio. Por ello, permite alcanzar metas más lejanas con un menor riesgo de lesiones.  Acompañadas de música, estas disciplinas acuáticas actúan sobre la motivación de quienes las practican, convirtiendo la actividad física en una experiencia agradable y divertida.

Menor riesgo de lesiones, ya que todos los movimientos que se realizan son controlados y a una velocidad más lenta que si los practicáramos fuera del agua. Además, las articulaciones no tienen que soportar el peso del cuerpo.

Es un trabajo cardiovascular, por lo que ayuda a fortalecer el corazón y mejorar la capacidad respiratoria. Y, al ser de intensidad variable, pueden practicarlo personas de todas las edades y condición física.

En definitiva, estas actividades acuáticas:

  • Activan la circulación sanguínea.
  • Ayudan a corregir la posición corporal.
  • Trabajan y tonifican nuestros músculos.
  • Mejoran la respiración y nos ayudan en la relajación.
  • Mejoran la flexibilidad y la resistencia.
  • Mejoran el sistema cardiovascular.

EL TOP5 DEL FITNESS ACUÁTICO

  •  El aquaerobic o aerobic en el agua consiste en realizar una serie de pasos rítmicos con brazos y piernas, acompañados de música, en el medio acuático. Esta disciplina deportiva tiene muy buena acogida entre personas con sobrepeso o con problemas de espalda o articulaciones, ya que el medio amortigua el impacto de los movimientos. Además, no requiere saber nadar puesto que se realiza en piscinas de poca profundidad.
  • El aquaspinning o ciclo indoor en la piscina se practica con una bicicleta especial que queda sumergida en el agua y anclada al suelo de una piscina de poca profundidad. En esta actividad el instructor va guiando el ritmo y la velocidad de la clase acompañado por la música, jugando con la resistencia que ejerce el agua y su masaje constante sobre el cuerpo. La sensación de cansancio es menor, así como la de calor y sudor.
  • El aquagym o gimnasia en el agua es ideal para el mantenimiento de la forma física, especialmente, de personas de edad avanzada o aquéllas que han sufrido algún tipo de lesión. En el aquagym, los ejercicios vienen complementados por la utilización de distintos materiales como pelotas, corchos, pesas,…etc. Se ofrecen en varios niveles de complejidad, realizándose en los niveles más altos en piscinas de mayor profundidad (sin hacer “pie”). En estos niveles se requieren ciertos conocimientos de natación.
  • El aquabuilding tiene por objetivo moldear y esculpir el cuerpo aprovechando los beneficios del medio acuático. Se basa precisamente en la resistencia que ofrece el agua a los movimientos, por lo que se juega con la velocidad y la posición de las articulaciones. Su disciplina “terrestre” equiparable sería la musculación con pesas, cuyos programas de entrenamiento a menudo son difíciles de seguir, especialmente por personas con una condición física deficiente. Estas actividades favorecen el desarrollo muscular.
  • El aquastretching o los estiramientos en el agua son muy favorecedores de la movilidad de nuestras articulaciones. En este caso, el medio acuático ofrece la virtud  de ejercer un masaje o una presión que facilita el estiramiento. Así, se trabajan distintos grupos musculares, mejorando la flexibilidad a largo plazo.

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>