Categories Menu

Publicado por el may 9, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

Cuida el peso, controlarás el colesterol

El colesterol es una sustancia compleja que forma parte de la familia de los lípidos. A pesar de ser un elemento fundamental para el buen funcionamiento del organismo y al mismo tiempo generado por él, tiene una faceta negativa, ser considerado como un importante factor de riesgo de enfermedades coronarias.

El colesterol es llamado ” enemigo silencioso ” porque no da síntomas, no es doloroso y su diagnóstico sólo puede hacerse mediante un análisis de sangre. Una parte se forma en el hígado y otra parte es proporcionada por los alimentos. Hay que distinguir lo que popularmente denominamos colesterol bueno HDL y colesterol malo LDL, cuanto mayor sea el colesterol bueno, más colesterol malo eliminaremos de nuestro organismo. El colesterol es combustible para el  organismo, forma parte de las estructuras celulares y al mismo tiempo materia prima para la producción de hormonas como las producidas por ovarios, testículos y glándulas suprarrenales facilitando la función reproductiva de ovulación y creación de espermatozoides, además de la formación de vitamina D y la absorción del calcio para el desarrollo óseo del niño y prevención de la osteoporosis. Para prevenir un aumento del colesterol es necesario seguir una alimentación adecuada y realizar un poco de ejercicio donde más que la intensidad influye la frecuencia ( tres veces por semana como mínimo ). La actividad ayuda a aumenta el HDL “colesterol bueno”  y a disminuir el LDL “colesterol malo” y los niveles de triglicéridos. Los factores que influyen en un aumento del colesterol son el sedentarismo, dietas inadecuadas, diabetes, obesidad, el consumo excesivo de alcohol , el estrés, la tensión alta, las enfermedades del tiroides y algunos medicamentos. RECOMENDACIONES

  1. Seguir la dieta mediterránea
  2.  Aumentar el consumo de fibra alimentaria a través de verduras, hortalizas, frutas, legumbres y productos integrales
  3. Aumentar el consumo de proteínas de origen vegetal
  4. Consumir alimentos ricos en nutrientes antioxidantes que contrarrestan la formación de la placa de ateroma, vitamina C y E, selenio y betacaroteno ( pimientos rojos, espinacas, zanahorias, calabaza, cítricos, fresas, kiwis)
  5. Consumo preferentes de carnes blancas (pollo, conejo, pavo) y carnes magras (ternera, cordero, cerdo etc..)
  6. Aumento el consumo de pescado azul
  7. Restringir el consumo de crustáceos (gambas, langostinos etc…) y cefalópodos (pulpo, sepia, calamares etc…)
  8. Reducir el consumo de huevos
  9. Consumir leche y productos lácteos desnatados o semidesnatados
  10. Emplear el aceíte de oliva
  11. Consumir frutos secos una o  más de una vez por semana, no cuando haya problemas de peso por su alto valor calórico
  12. Beber como mínimo 1,5 litros de agua diariamente. Consumir bebidas preferentemente bajas en calorías.
  13. Realizar ejercicio físico

Fuente El periódico de la farmacia

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>