Categories Menu

Publicado por el jun 4, 2012 en Depurar el organismo, Otros artículos de interés | sin comentarios

El refrescante pepino: alimento sano que te ayudará a adelgazar

El pepino o Cucumis sativus

Sus propiedades lo convierten en uno de los vegetales estrella del verano: rico en agua, bajo en calorías y una ayuda para combatir la retención de líquidos, más habitual en estos meses de calor.

Compañero indispensable de ensaladas, protagonista de cremas o ingrediente imprescindible en la preparación del gazpacho andaluz, el pepino es una hortaliza muy apreciada en nuestra cocina, sobre todo en los meses de más calor. Pertenece a la misma familia que el melón y la sandía y sus proepiedades refrescantes lo convierten en un alimento obligado en los menús estivales.

ORIGEN DEL PEPINO

El pepino es una planta originaria de las regiones tropicales del sur de Asia y se ha cultivado en la India desde hace aproximadamente 3,000 años. Con los posteriores movimientos humanos el pepino fue extendiéndose poco a poco por el mundo.

De la India pasó a Grecia mediante las rutas comerciales existentes cuando los griegos eran el centro del mundo antiguo, se cree que los griegos lo conocían como sikuos y que ya constituía una parte importante de la gastronomía de la época.
Fuentes sirias, persas y bizantinas sugieren la presencia de pepinos al este y noroeste del Mar Mediterráneo en los siglos VI y VII, zonas que actualmente están ocupadas por los países Irán, Irak y Turquía.
A Norteamérica el cultivo llegó en el siglo XVI con los viajes de Cristobal Colón, quien llevaba semillas de la hortaliza dentro de sus provisiones, y después de extendió por el resto del continente. Para 1872 se tuvo conocimiento del primer híbrido existente.

¿CUÁL TE APETECE?

Actualmente es un vegetal muy consumido en todo el mundo. Tanto, que ocupa el cuarto puesto en la producción mundial de hortalizas, tras el tomate, la col y la cebolla. En el mercado encontrarás diferentes tipos de pepinos que se distinguen por su tamaño y color.

Pepino Inglés:
Este es el tipo de pepino con el que más familiarizados están los ingleses. Largo y de piel firme, es la variedad más común. Tiene muy pocas semillas y la piel algo más fina que el pepino de piel rugosa. Los ejemplares de mejor  calidad son de un tono verde uniforme, no se quiebran fácilmente y su piel es fuerte. Desecha los que presenten un color amarillento.
Pepino corto o Pepinillo:
Es un tipo de pepino pequeño, con diminutos bultos en la piel. Tiene una longitud máxima de 15 cm, de piel verde con rayas amarillas o blancas. Se pueden consumir frescos, aunque normalmente se escabechan en vinagre y se consumen como guarnición de platos fríos , como aperitivos o incluso para dar un toque exótico a las vinagretas y salsas.
Kirbys:
Es un tipo de pepinillo pequeño típicos de Estados Unidos; se usan como conserva.
Pepinos Rugosos:
Son algo más pequeños que la mayoría de pepinos, tienen más semillas y una piel más gruesa y rugosa. En Francia pueden comprarse en todas las verdulerías, pero en otros países solamente están disponibles en las tiendas especializadas en alimentación. Los pepinos rugosos de piel cerosa tienen que pelarse antes de consumirse, pero la mayoría de los pepinos rugosos que se venden en Europa no son cerosos y pueden comerse sin pelar.
  •  Hasta 2011 la historia de este cultivo se había mantenido estable, pero en dicho año su importancia en la alimentación mundial quedó de manifiesto cuando un brote epidémico en Alemania atrajo toda la atención, aunque después se le deslindó de lo ocurrido.
OTRA FORMA DE “BEBER”
Además de refrescante y rico en vitamina C y ácido fólico, el pepino es una de las hortalizas más ligeras y con menos calorías, sólo 12 Kcal por 100 gramos. Y todo gracias a su contenido en agua, ni más ni menos que el 95% de su composición es agua, y su baja porporción en hidratos de carbono (1,9 gr por 100 gramos de pepino).
  • Por eso es un alimento muy apropiado si quieres perder peso.
SUS MÚLTIPLES BENEFICIOS
  1. Excelente Diurético: a su bajo contenido en sodio se suma una elevada concentración en potasio (140 mg por 100 gr). Esas cualidades le confieren al pepino una acción diurética que favorece la eliminación de líquidos y, por tanto resulta de gran ayuda para reducir volumen. Así mismo, su baja concentración en sodio lo hacen indicado para aquellas personas que padecen hipertensión.
  2. Gran Depurativo: además de reducir volumen, el pepino te ayuda a “limpiar” el organismo. la razón es que, mientras eliminas  líquidos, expulsas también sustancias de desecho disueltas en la orina como el ácido úrico. Una acción que se nota por dentro y por fuera, sobre todo en tu piel, que luce más luminosa y tersa.

    El pepino cuida tu piel

  3. Laxante: su aporte en fibra regula el tránsito intestinal y combate el estreñimiento.
  4. Ayuda a reducir los niveles de colesterol y controlar los niveles de azúcar en las personas diabéticas.
  5. Fácil de digerir: incluso se puede consumir con su piel si está tierno. Eso sí, es importante masticarlo muy bien para evitar que su celulosa provoque  los indeseables gases.
  6. Protector de la mucosa gástrica e intestinal: gracias a uno de sus componentes la “erepsina“.
SÁCALE PARTIDO
Para beneficiarte de su acción depurativa debes tomarlo lo más natural posible, porque los preparados en vinagre pierden sus propiedades diuréticas  debido a la sal que se añade en su conservación.
Asimismo, si tienes la tensión alta o problemas renales, debes moderar el consumo de encurtidos.
¿Te disgusta su amargor?
El pepino es amargo porque contiene sustancias terpénicas responsables del sabor amargo (cucurbitacinas). Estas sustancias se encuentran principalmente bajo la cáscara.
Los ejemplares de tamaño grande suelen tener un sabor más amargo, una textura más blanda y muchas semillas duras. Los que tienen los extremos resecos o presentan color poco lustroso de tono amarillento es porque el fruto está duro y tiene sabor amargo. Al adquirirlos se debe presionar en el extremo del tallo. Si éste está blando significa que hace tiempo que el pepino fue recolectado.
Para evitar el amargor del pepino existen varios trucos sencillos. Entre ellos:
  • Dejarlo en remojo con sal unos minutos (las curcubitacinas son solubles en agua) y después enjuagarlo.
  • Cortar las puntas del pepino y frotar para sacar ese “jugo” blanquecino con el que se va el amargor.
  • Otra opción es pelarlo bien, ya que es bajo la piel donde más se concentra su amargor.

NO TE PIERDAS SUS MÚLTIPLES POSIBILIDADES EN LA COCINA: pequeñas recetas

- Colocado bajo una capa de tomate proporciona un toque suave de sabor y textura en las Pizzas caseras.

- Queda riquísimo si lo gratinas al hornocon bechamel o con salsa de tomate y lo espolvoreas con queso rallado. También resulta sabroso relleno de marisco troceado y con mayonesa ligera.

Gazpacho de pepino

- Es un ingrediente indispensable para preparar salsascon yogur, limón y cilantro y aliñar con ellas tus ensaladas.

Ensalada con pepino

- Si no sufres problemas de tensión elevada, una opción exótica y poco calórica es consumirlo en vinagre junto con aceitunas y cebolletas, ¡ así de sencillo!

- Aquí os dejo un enlace con una receta de “Sopa con yogur y pepino” para los más cocinillas.

Crema de yogur y pepino

  • Fotografías: es.123rf.com/imagenes-de-archivo/pepino.html

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>