Categories Menu

Publicado por el may 11, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

Embutidos, Fiambres y Derivados Cárnicos

 

Es cierto que las frases y refranes no son algo muy científico, pero  no se les puede quitar parte,… o “toda la razón”:

” Jamón empezado, pronto mediado; jamón mediado, pronto acabado”

Los fiambres y embutidos no requieren preparación, no se mancha la cocina, su precio  más económico que el de otras carnes, podemos improvisar un tentempié en pocos segundos y si a esto lo unimos que están buenísimos…  pueden convertirse en el ingrediente principal de muchas de nuestras meriendas y  cenas veraniegas.

Según un estudio realizado por el Ministerio de Medio Ambiente y Rural Marino, la mayoría de los españoles consume fiambres, embutidos y jamón curado 2 ó 3 veces por semana.

Sin embargo, un porcentaje bastante elevado de la población (un 32%) toma estos productos casi todos los días y es que algunos, como el jamón York, se relacionan con una dieta sana y ligera.

Intentaré resumir qué debemos de tener en cuenta a la hora de consumirlos y versiones y novedades sobre embutidos y derivados cárnicos que hacen que nuestra nevera se impregne de sabores y aromas más exóticos.

¿QUÉ DEBEMOS DE TENER EN CUENTA A LA HORA DE COMER Y COMPRAR?

Dada la gran variedad existente, deberemos elegir la cantidad que más nos conviene comer sin que suponga un gran desequilibrio en nuestra dieta.

  • Limitar las raciones. En el chorizo, salchichón, choppep, sobresada o mortadela abundan las grasas, sobre todo las saturadas y la sal, por esta razón se aconseja comerlos como máximo 1 ó 2 veces por semana y entre 30 ó 40 gramos por ración, si no existe ningún problema de salud.
  • Mejor poco grasos. El jamón serrano no tiene grasas añadidas, puede tomarse hasta 3 veces por semana, igual que el jamón cocido o el fiambre de pavo , que también los encontramos en su versión ligera y no llevan tanta sal. Estos productos contienen proteínas, vitaminas del grupo B, hierro, zinc, calcio y ácidos grasos insaturados, que protegen la salud del corazón.
  • Cuándo evitarlos. No se recomiendan en personas con diabetes o hipertensión (por su contenido en sodio). los embutidos más grasos como el chorizo,  salchichón, salami, sobrasada.. también deben evitarse si hay tendencia a engordar.
  • Muchas calorías. Estos productos  (salchichón, chorizo..) contienen casi 500 kcal por cada 100 gramos, mientras que el jamón York ronda las 280 kcal por cada 100 gr. De todas formas y aunque la salud te lo permita conviene alternar ambos tipos y no optar siempre por los más grasos.

¿QUÉ OCURRE CON LA SAL?

La sal común se emplea desde hace siglos como conservante y saborizante  de los alimentos. Pero en la actualidad cada vez son más las empresas que optan por la elaboración de productos más saludables.

La cantidad de sal utilizada por estos productos varía entre el 1 y el 5%. Los embutidos curados contienen más sodio que los frescos. Esta sal añadida sirve para dar sabor al producto, actúa como conservante, mejora la textura y retarda el crecimiento microbiano.

Para que un alimento sea considerado de “reducido contenido en sodio” debe tener como máximo 120 miligramos de sal por cada 100 gramos de producto. También existen las versiones ” muy pobres en sodio”, que son las que contienen 40mg de sal/100gr de alimento.

Pero estos embutidos y fiambres con poca sal no sólo se recomiendan a las personas que sufren hipertensión, también son muy aconsejables para la población en general, ya que está demostrado que la dieta actual es demasiado rica en sodio, tomamos el doble de la cantidad recomendada, lo que puede provocar problemas cardiovasculares.

¿CUÁLES SON LAS ALTERNATIVAS?

  1. Versión ligera para no engordar: ganan cada vez más terreno en el mercado los embutidos bajos en grasas; chorizo, salchicón, jamón York o incluso morcillas tienen ya su versión light. Las diferencias en cuanto a calorías son evidentes, por ejemplo en el caso del jamón cocido ligero aporta 3 gramos de grasa/100gr de producto, frente al convencional cuyo contenido en grasa varia de entre a 6 y 8 gramos de grasa por cada 100 de producto.
  2. La alternativa vegetal: los embutidos elaborados con ingredientes vegetales son una alternativa a los derivados del cerdo. Este tipo de productos no contienen grasas saturadas ni colesterol, por lo que son una buena opción si, por problemas de salud o de peso, es necesario reducir las grasas de la dieta. Normalmente se elaboran a base de soja y la oferta de productos es muy variada: salchichas, chorizo, hamburguesas, choppep…

NOVEDADES EN EMBUTIDOS Y DERIVADOS

Todos conocemos nuestro Jamón serrano, cocido, chorizo, salchichón, salchicha, mortadela, panceta, longaniza, paté, salami, sobrasada, choppep, botillo, pastrami, androlla.. y seguro que me dejo muchos más… la variedad está servida, pero las empresas cárnicas siguen en su lucha en innovar y  seguir atrayéndonos con sus  “ricas viandas”.

  • Embutidos” Debandera”, empresa murciana, lanzó la primera morcilla 100% vegetal.. y yo que soy de Burgos, sigo de diciendo:   ” para morcilla,… la de Burgos”. La versión vegetal está elaborada a base de berenjena, cebolla, aceite de oliva, piñones, fécula de patata y especias naturales entre otros ingredientes.
  • En la “Muestra de Embutidos Artesanales y de Calidad de Requera”, celebrada del 10 al 12 de febrero de 2012 se presentaron: sobrasada al cava o a la naranja, embutidos sin gluten y hasta embutidos con nueces.
  • Embutidos “Fritz” cuenta con  salchichas y mortadela un 95% libre de grasas, así como jamón de pechuga 99%  libre de grasa.
  • Empresa “Ducky” presenta la apetitosa tarrina para disfrutar de un sabor lleno de contrastes: “Foie de hígado de rape con algas”
  • “Cárnicas Serrano”  mediante un producto patentado y avalado por la Universidad de Valencia,  ha conseguido una reducción del 90% en grasas y 50% en calorías en sus versiones de Hamburguesas, longanizas y morcillas con menos de 2% en grasa. Con esto, es posible disfrutar de los sabores más tradicionales, sin necesidad de incurrir en excesos calóricos con longanizas y “morcillas light”.
  • Embutidos y jamones “Noel”: presenta tapas envasadas de manera actual y ligera, listas para calentar y ser consumidas sin necesidad de ensuciar cocina ni manipular alimentos.
  • Empresa “José Rubio”: crea bocadillos refrigerados capaces de mantenerse 18 días frescos sin perder sus propiedades; bocatas de serrano, chorizo ibérico, etc… ¡ listos para comer!.

 

Además de esta tendencia hacia la preocupación por la SALUD, en el mundo de los derivados cárnicos también se ha detectado una fuerte demanda de productos identificados como ”  más artesanales, sabrosos y delicatessen ” como los derivados de ibéricos y los embutidos curados y York de alta gama, dirigido a una parte de la población que ha aumentado su poder adquisitivo.

Y mientras unos sólo se contentan con los  delicatessen… a mi, dame un  bocadillo de jamón del país untadito con tomate y un buen chorrito de aceite de oliva… y soy la persona más feliz del mundo… ¡¡QUE OS APROVECHE!!

 

Fuentes: Revista Saber y vivir/ Alimentaria: www.alimentaria-bcn.com

 

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>