Categories Menu

Publicado por el mar 5, 2012 en Entrevistas | sin comentarios

Entrevista a Oriol Sans

Oriol Sans es el reponsable de ADILAC (Asociación de Intolerantes a la Lactosa)

Es intolerante a la lactosa, así lo descubrió después de numerosas pruebas, al comprobar el malestar que le producía la ingesta de productos lácteos. ADILAC es la única Asociación en España que reúne y asesora a las personas que sufren esta afección, que son muchas.

¿Cómo podemos definir la intolerancia a la lactosa?

Es muy importante diferenciar bien estos dos conceptos, una cosa es la alergia a la proteína de la leche, que es una reacción del sistema inmunológico ante una determinada proteína y, la otra, es la intolerancia a la lactosa, que es una incapacidad del organismo para desdoblar la lactosa en sus dos componentes básicos (glucosa y galactosa), gracias a un enzima digestivo llamado lactasa y poder así ser absorbida por nuestro organismo.

¿Cómo surge? ¿Cómo descubre uno un día que tiene este tipo de intolerancia?

Normalmente es un proceso gradual, empiezas porque la leche, al ser muy rica en lactosa, produce los síntomas de la intolerancia (dolor abdominal, gases, diarrea, etc.). En cambio, en el inicio, oros productos como yogures, quesos, … que , aunque son lácteos contienen poca lactosa, no te producen esta sintomatología. Después y de forma gradual te van sentando mal los productos que nos son tan ricos en lactosa, haciéndose cada vez mayor el problema de la intolerancia.

 

¿Diría, por tanto, que tiene un componente genético?

Seguramente sí.

El ser humano desde la infancia va perdiendo lactasa, (el enzima que le permite desdoblar la lactosa). Sólo en aquellas culturas tradicionalmente ganaderas (países nórdicos, norte Europa) donde el consumo de leche se alargó más allá del periodo de la infancia, prácticamente no existe la intolerancia; en cambio, en otras culturas como las asiáticas o africanas, los niveles de intolerancia son muy altos.

Para ilustrar lo que comento, en Corea o China, el 95% de ka población es la intolerante a la lactosa; en Suecia o Noruega, sólo un 5%. En los países mediterráneo estaríamos sobre un 15% de la población con algún grado de intolerancia.

 

Supongo que el ritmo de vida de la sociedad moderna es un componente que influye…

¿cuál es su opinión al respecto?

No tenemos estudios sobre si nuestro ritmo de vida influye en este tema, aunque supongo que el estrés puede influir, como en todos los aspectos relacionados con la salud.

 

En el día a día ¿cuáles diría que son las mayores dificultades con las que se encuentra un intolerante a la lactosa?

Las principales dificultades son dos:

-          En primer lugar, la inexistencia en muchos casos de un correcto etiquetado de los productos. Las empresas aunque están obligadas a mencionar explícitamente la presencia de los principales alérgenos, no siempre cumplen con la normativa ofreciendo un etiquetado claro.

-          En segundo lugar, el precio elevado de los productos nutricionalmente alternativos a los lácteos. Adquirir estos productos como leches vegetales de soja, avena, avellanas, … entre otros, implica un desembolso económico mayor, que se nota en la economía de los intolerantes a final de mes.

 

¿Por qué y cómo se propuso crear ADILAC?

Cuando finalmente recibí el diagnóstico de la intolerancia a la lactosa, me encontré con un desolador panorama de falta de información por parte de los médicos en nuestro país y empecé a recopilar toda la información que encontraba. Años después, en el 2003, me decidí a formalizar todo este trabajo, creando y registrando la asociación en el Registro oficial de Asociaciones de la Generalitat de Catalunya. Y la finalidad, convertirse en el punto de encuentro e información fiable para todos los intolerantes a la lactosa en nuestro país.

 

¿De qué manera ayudan y qué consejos dan a sus asociados?

Nosotros como asociación de afectados por esta intolerancia, ayudamos de dos formas. Primero luchando por conseguir un etiquetado claro y correcto de los productos, por parte de las empresas, y en este sentido hemos creado y registrado el sello “NO LACTOSA” para identificar aquellos productos que son 0% lactosa. Una iniciativa que es pionera en el mundo, ya que no existe ningún sello similar. Y segundo, orientando a los intolerantes en cuestiones básicas en su vida diaria como son las sustancia que pueden consumir, productos, recomendaciones bibliográficas, recetas, establecimientos de restauración, etc. En definitiva, que cuando una persona descubra que es intolerante a la lactosa, seamos los primeros en darle la bienvenida y ayudarle a conocer y vivir en el mundo de la intolerancia a la lactosa.

 

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>