ESTREÑIMIENTO INFANTIL

Podemos catalogar como estreñido aquel niño que tiene menos de tres movimientos intestinales por semana, cuando tiene problemas para ir de vientre o cuando sus heces son duras, secas o más voluminosas de lo normal.

El estreñimiento es uno de los problemas comunes en la población infantil. Según la AEPED (Asociación española de pediatría) el 95% de los casos el estreñimiento infantil es de origen idiopático o funcional, es decir, no hay un único mecanismo responsable del estreñimiento, se debe a más de una causa como pueden ser factores constitucionales, hereditarios, psicológicos o educacionales.

Los factores dietéticos también tienen un papel importante, ya que por lo general, el niño con estreñimiento bebe poco líquido y suele tener unos hábitos desequilibrados (alimentación rica en proteínas con escaso consumo de fibra).

SÍNTOMAS – CAUSAS – PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO:

 

  1. SÍNTOMAS:

Partiendo de que cada niño es diferente y tiene patrones diferentes, podemos valorar como signos de estreñimiento los síntomas que vayan de 1 a 2 meses:

  • niños menores de 4 años:
      • Defecaciones duras y/o dolorosas.
      • El niño solamente defeca de 1 a 2 veces a la semana.
      • Las defecaciones se producen de manera involuntaria al menos una vez a la semana.
      • El niño retiene heces excesivas.
      • Se encuentra una gran masa fecal en el recto.
      • Las heces expulsadas son muy grandes.
  • niños mayores de 4 años:
      • El niño defeca 3 o menos veces en semana.
      • Se producen defecaciones involuntarias al menos 1 vez en semana.
      • El niño evita defecar voluntariamente.
      • Dolor al defecar.
      • Heces grandes que incluso se palpan a nivel abdominal.
      • Sangre en las heces.

 

  1. CAUSAS:

La primera causa es la ausencia de agua y fibra en la dieta del niño, también el abuso de muchos productos procesados ayudará a un mal tránsito intestinal o desajustes en las heces.

El uso de algunos medicamentos como el hierro pueden ayudar al estreñimiento.

Hay tres momentos en los que el niño es más susceptible a padecer estreñimiento:

  • El destete del lactante.
  • La retirada del pañal.
  • El inicio del colegio.

Otra de las causas es evitar ir al baño, ya sea por estar entretenido o por otras causas, aguantarse favorece el estreñimiento.

Los periodos de estrés, otras dolencias como el síndrome del intestino irritable también pueden afectar al estreñimiento.

 

  1. PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO:

Es importante que tengamos en cuenta que los patrones de defecación pueden variar de un niño a otro, desde 1 o 2 veces al día o cada 2 o 3 días.

El hecho de llevar una alimentación más saludable rica en fibra, fruta, verdura, hortalizas y cereales integrales puede impedir que las heces sean duras y secas.

En la prevención y tratamiento los puntos más importantes son:

  • Ingerir más líquidos. La cantidad de líquido que necesita un niño varía en función de la edad y del peso, aproximadamente los niños en edad escolar necesitan de 3 a 5 vasos de agua al día.
  • Incorporar más fibra a la dieta con la fruta, la verdura y los cereales integrales.
  • Evitar alimentos procesados y azucarados que pueden ayudar a que los movimientos intestinales sean más lentos de lo normal.
  • Aumentar el ejercicio físico, la actividad física activa los movimientos del intestino.
  • Generar el hábito de ir al baño y evitar que se aguanten las ganas.

 

Es importante que se combine el cambio de hábitos dietéticos con los de comportamiento del niño, hay que insistir y si es necesario dar un tiempo prudencial , a veces meses, hasta conseguir resultados, pensar solamente en el tratamiento farmacológico con laxantes es la solución a corto plazo.

 

Bibliografía:

kidshealth.com

healthychildren.com

mayoclinic.org

cuidateplus.com

 

Laura García Blanch
lauragbnovadiet@gmail.com