Categories Menu

Publicado por el mar 3, 2014 en Salud y Nutrición | sin comentarios

La importancia de un desayuno saludable

Desayuno saludable

 

Por Eva Illanes, asesora novaLine en Córdoba

Nuestra actividad física y mental requiere el combustible que los alimentos saludables nos proporcionan para que nuestro rendimiento sea satisfactorio, sin gasolina o con el depósito en reserva, afrontaremos el día con un serio hándicap

Hoy en día  hay muchas personas que consideran que han desayunado tras haber tomado únicamente café, zumo o galletas… lo que dista de las recomendaciones de dieta equilibrada.

¿Qué ocurre si no desayunamos? Algunas de las consecuencias de saltarse el desayuno son decaimiento, falta de concentración y mal humor, debido al déficit de glucosa -nuestro principal combustible energético- que produce el ayuno. Hay que recordar que a primera hora de la mañana el organismo lleva ya entre 8 y 10 horas sin recibir ningún alimento. La falta de glucosa empuja a nuestro cuerpo a quemar otras reservas energéticas, lo que causa múltiples alteraciones en el normal funcionamiento orgánico. Por todo ello, se puede considerar que el desayuno es un hábito alimentario que llega a condicionar el estado físico, psíquico y nutricional.

Investigadores de la Universidad de Nottingham han descubierto que saltarse el desayuno conduce a un mayor consumo de alimentos durante el día. El estudio también muestra cómo desayunar puede afectar  las respuestas metabólicas y hormonales en las comidas posteriores.

Saltarse el desayuno tenía un efecto adicional sobre las respuestas metabólicas y hormonales. En particular, los participantes que no desayunaban tenían niveles más altos de glucosa e insulina después de consumir la precarga. También parecen mostrar un cierto grado de resistencia a la insulina. Los autores atribuyen este último efecto a altos niveles de ácidos grasos libres (FFA), o grasas, en la condición de ausencia de desayuno antes de consumir la precarga: los niveles elevados de ácidos grasos libres (FFA)  pueden interferir con la absorción normal de la glucosa por la insulina.

Beneficios de un buen desayuno

Diversos estudios demuestran los beneficios para la salud relacionados directamente con la toma de un desayuno equilibrado:

1. Mejora del estado nutricional. Tomar un buen desayuno ayuda a realizar ingestas más altas de la mayor parte de los nutrientes que el organismo precisa. Las personas que  desayunan suelen hacer una dieta menos grasa y más rica en fibra, vitaminas y minerales.

2. Fibra, vitaminas y minerales. Estudios realizados en población infantil en distintos países han evidenciado aportes significativamente inferiores para ciertos minerales (hierro, calcio, magnesio y cinc) y vitaminas (tiamina y piridoxina) en los que no desayunaban en comparación con los que consumían cereales y fruta.

3. Control del peso. Las personas que desayunan mantienen el peso dentro de límites saludables en mayor medida que las que omiten esta ración. El hecho de repartir las calorías durante el día en 4 o 5 comidas, ayuda a que no se sobrecargue ninguna de ellas. Esto también contribuye a evitar picar entre horas (snacks, golosinas, bollería y otros dulces, refrescos, etc.), factor muy importante a la hora de controlar el peso.

4. Rendimiento físico e intelectual. Las personas que omiten el desayuno ponen en marcha una serie de mecanismos en el organismo (descenso de la hormona insulina y aumento de cortisol y catecolaminas…) para mantener la glucemia (nivel de azúcar en sangre) en valores aceptables. Estos cambios hormonales alteran o condicionan la conducta e influyen negativamente en el rendimiento físico e intelectual.

¿Cómo es un desayuno equilibrado?

El desayuno debe suponer, entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día. Para que sea equilibrado, deben estar representados como mínimo los siguientes grupos de alimentos: lácteos que aportan proteína de calidad, vitamina A y D y del grupo B; frutas y cereales, preferiblemente integrales ya que aportan fibra, además de los hidratos de carbono que contienen energía, vitaminas y minerales. Aparte de estos, también pueden participar otros alimentos, como derivados cárnicos, huevos, etc, en cantidades moderadas.

No debemos olvidar que un desayuno de calidad requiere tiempo. Se aconseja invertir entre 15 y 20 minutos para desayunar y hacerlo sentado en una mesa y en compañía: desayunar en la mesa y en familia aporta además otras ventajas: La hora del desayuno es un momento idóneo para que los padres den ejemplo a sus hijos y les enseñen lo que significa comer saludablemente y para que éstos vayan adquiriendo la práctica diaria de realizar un buen desayuno. Además, desayunar tranquilamente con la familia hará que empecemos el día con buen ánimo, con energía y con las pilas bien cargadas.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 Foto de cabecera. Título: “Tokyo Breakfast Club”. Autor: Justin Cozart, en Flickr.com. This work is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.0 Generic License.

www.uco.es Fuente El Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC)

www.geosalud.com/Nutricion

www.ideasana.fundacioneroski.es

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>