Categories Menu

Publicado por el oct 5, 2016 en Lactancia | sin comentarios

LECHE MATERNA

En este post vamos a contemplar dos aspectos de la leche materna. Por un lado veremos la composición química de la leche materna, y por otro lado, sus propiedades inmunitarias.

leche materna

1.- COMPOSICIÓN QUÍMICA DE LA LECHE MATERNA.

La leche materna es el único alimento capaz de adaptarse perfectamente a la fisiología del recién nacido (necesidades nutricionales y capacidad de digestión), porque su composición evoluciona durante los quince primeros días:

  • El calostro (del nacimiento al quinto día). Es particularmente rico en proteinas, aunque su valor energético es bastante pobre.

  • La leche de transición (de los días 6 al 21). Se enriquece en lactosa y en lípidos.

  • La leche madura. Cubre las necesidades del lactante durante los meses siguientes.

Proteínas no alergizantes:

La leche madura contiene de 8 a 11 g. de proteínas por litro (23 g. en el calostro y 16 g. en la leche de transición). Posee el 40% de caseína y el 60% de proteínas de lactosuero contra el 20% de la leche de vaca.

  • La caseína aparece en tres estados; a, b y k agrupados en micelas bajo la forma de caseinato y fosfato de calcio. Las propiedades fisicoquímicas de la caseína de la leche humana son diferentes de las de la leche de vaca, lo cual explica las diferencias de floculación existentes.

  • Las proteínas del lactosuero representan más del 60% de las proteínas de la leche materna. Su contenido medio es de 6 a 7 g/l (4-10 g)

Deben destacarse algunos puntos:

  • La beta-lactoglobulina alergizante de la leche de vaca no se encuentra en la leche materna.

  • La lactoalbúmina, más abundante en la leche materna, tiene un papel importante en la síntesis de la mielina.

  • La lactotransferrina puede fijar dos átomos de hierro ferroso por molécula. Permite la absorción intestinal de hierro y su fijación en los hematíes. Inhibe el crecimiento de las bacterias ferrodependientes como E.coli.

  • La lisozima, mucho más abundante en la leche materna que en la leche de vaca, tiene un papel bactericida.

  • Las inmunoglobulinas (sobre todo las IgA) tapizan la mucosa digestiva y se oponen a la penetración de proteínas extrañas, bacterias y virus. Las IgA son particularmente abundantes en el calostro, aunque disminuyen rápidamente hacia los 14 días de lactancia. La función que ejerce y las IgM y las IgG es aún poco conocida.

  • La distribución de aminoácidos no es la misma en la leche de vaca que en la materna: la leche materna es más pobre en fenilalanina y en tirosina aromática (cuyo sabor es más insípido) aunque contiene más taurina y cisteína que el recién nacido no puede sintetizar.

  • Los pequeños péptidos de la leche materna sirven, a menudo, de unión de la vitamina B12 y del ácido fólico, asi como del zinc y favorecen la absorción de las vitaminas y oligoelementos correspondientes.

  • La leche materna contiene un gran número de enzimas, como la lipasa (función clave en la digestión de los triglicéridos en el momento en que la lipasa pancreática es poco eficaz), algunas enzimas proteolíticas, la fosfatasa alcalina …

  • Finalmente el nitrógeno no proteíco constituido por la urea, la creatinina, el ácido úrico y los aminoçacidos libres, representa cerca del 25% del nitrógeno tota (frente al 50% en la leche de vaca).

Lípidos:

Los lípidos de la leche materna desempeñan una doble función: energética y constructora. El contenido en lípidos varia considerablemente de una mujer a otra, de una estación a otra y en función de la paridad:

  • La leche materna es más rica en grasas (40-45 g/l) que la leche de vaca (35-38 g/l).

  • La tasa varía a lo largo de la mamada: es pobre en lípidos durante los primeros minutos y se enriquece al final de la toma (hasta 4 veces más).

  • Los triglicéridos constituyen el 90% de las grasas de la leche materna y son 3 veces más ricos en ácidos grasos esenciales. Los ácidos oleico y linoleico, cuyo contenido es particularmente elevado, realizan un papel importante en el desarrollo cerebral y como precursores de los fosfolípidos de membrana.

La leche materna es además más rica en colesterol que la leche de vaca (140 mg/l y 110 mg/l, respectivamente).

Glúcido:

La leche materna contiene:

-Lactosa más abundante en la leche materna (68 g/l) que en la leche de vaca (50 g). La presencia de lactosa tiene una triple función:

  • Función fermentativa, con disminución de la carga microbiana.

  • Estimulación del crecimiento de microorganismos que sintetizan las vitaminas del grupo B.

  • Fuente de galactosa (lactosa es igual a glucosa más galactosa) particularmente activa en el crecimiento de la mielina.

-Los oligosacáridos (10 g/l), prácticamente ausentes en la leche de vaca, permiten el desarrollo de la flora intestinal bifidógena transformando la lactosa en ácido láctico. Esta acidez favorece la absorción de calcio, fósforo, magnesio y otros minerales.

Minerales y oligoelementos:

La leche materna es 3 veces menos rica en minerales que la leche de vaca:

  • El sodio es más pobre en la leche materna, aunque su concentración varia en función del periodo de lactancia: Es más elevada (500 mg/l) en el calostro que en la leche madura (170 mg)

  • La concentración de calcio es 4 veces menor que en la leche de vaca (350 mg/1400 mg), pero su absorción es mejor gracias a la lactosa y a la acidez del bolo intestinal.

  • La leche materna, al igual que la de vaca, es muy pobre en hierro (0,5 mg/l). Sin embargo, el hierro de la leche materna es mejor absorbido (50%) que el de la leche de vaca (del 5 al 10%)

  • El magnesio es inferior en la leche materna que en la leche de vaca (3,5 mg/130 mg).

  • En los dos tipos de leche aparece el mismo contenido de zinc (0,3 microgramos por mililitro), aunque es mejor absorbido el de la leche materna.

Vitaminas:

Las vitaminas A y E tienen tasas más elevadas en la leche materna; en cambio las vitaminas D y K son más bajas. La vitamina C es dos o tres veces superior en la leche materna.

2.PROPIEDADES INMUNITARIAS.

propiedades leche materna ok

La leche materna contiene numerosos factores humorales y celulares que contribuyen a proteger al recién nacido:

Medios no específicos de defensa:

  • El Lactobacillus bífidus inhibe el crecimiento potencialmente peligroso de posibles enterobacterias y gérmenes anaerobios.

  • La lactoferrina inhibe el crecimiento de colibacilos y de Cándida.

  • La lisozima rompe las paredes microbianas provocando su lisis.

Medios específicos de defensa:

  • Las IgA cuya concentración es 4 veces superior a la del suero: el 90% de las IgA aparecen bajo la forma secretora. El recién nacido ingiere de 500 a 600 mg de IgA por día durante los cuatro primeros meses.

  • Las celulas fagocitarias pueden tener un papel de fagocitosis favorecido por las IgA y de citotoxicidad dependiente de anticuerpos.

  • La función de los leucocitos de la leche es más difícil de precisar. Son numerosos al principio de la lactancia (macrófagos y linfocitos). Los linfocitos son inmunocompetentes, capaces de ser estimulados por los antígenos.

Asi pues, la leche materna transmite al recién nacido una inmunidad específica y no específica a la altura de la mucosa intestinal y, a veces, en la mucosa respiratoria. Esto puede compensar la ausencia natural, casi completa, de los mecanismos de defensa, en ausencia de contacto con el medio exterior durante las primeras semanas de vida.

 

 

BIBLIOGRAFIA.

Nutrición Infantil”, Bertrand Chevallier.

Dietética del niño”, G. André.

Salud pública y medicina preventiva”, H. San Martin.

www.monografias.com

Bebés y más”- crz en Flickr.

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>