Categories Menu

Publicado por el jun 6, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

Manzanas y peras

La obesidad se ha vuelto una epidemia mundial. Más de 500 millones de personas, o uno de cada 10 adultos de todo el mundo, es considerado actualmente obeso, es decir más del doble que en 1980.

las enfermedades cardiovasculares que pueden generar ataques cardiacos, ACV y otros episodios fatales, son la principal causa de muerte a nivel mundial, con 17,1 millón de muertes anuales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La obesidad se caracteriza por un exceso de grasa en el organismo. Nuestro cuerpo contiene tejido adiposo o graso distribuido en toda su superficie, por lo tanto, la grasa puede concentrarse en un lugar más que en otro o bien, distribuirse de forma uniforme por todo el cuerpo.

Hay básicamente, dos tipos bien diferenciados de obesidad: androide o central y ginoide o gluteofemoral. La obesidad androide se caracteriza por una concentración de la grasa en la zona abdominal, por eso se hace alusión al cuerpo en forma de manzana. Mientras que el tipo ginoide concentra la grasa en la zona de las caderas o glúteos del cuerpo, semejándose la forma de una pera.

Cuando la grasa no se concentra en el abdomen ni en las caderas, se dice que es una obesidad difusa, es decir, el exceso de grasa se distribuye de manera homogénea por todo el cuerpo.

 

TIPO ANDROIDE (masculina)

Es más peligrosa que la ginoide, se conoce también como obesidad abdominal, central, del tronco, etc. se caracteriza por la acumulación en la región abdominal, especialmente en la intra-abdominal, de grasa visceral profunda y también de grasa subcutánea.

Las células liberan muy fácilmente ácidos grasos a la sangre cuando son estimuladas por la adrenalina, y de este modo pueden contribuir a que se produzcan alteraciones del metabolismo de la glucosa y los lípidos.

Está asociada con hiperinsulinemia, hipercolesterolemia, hipertensión y enfermedades coronarias.

 

TIPO GINOIDE (femenina)

En este tipo de obesidad, los adipocitos almacenan grasa con más facilidad y después no le es tan fácil perderla. Es más frecuente en las mujeres premenopaúsicas. Se asocia con más frecuencia a osteoartritis en las articulaciones de carga, insuficiencia venosa y litiasis biliar.

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>