NECESIDADES NUTRICIONALES DEL NIÑO EN EDAD ESCOLAR

Tras varias encuestas sobre la alimentación infantil, llegamos a una conclusión: existe un abuso de proteínas de origen animal (carnes grasas, embutidos..), insuficiencia en el consumo de legumbres y productos lácteos, exceso de grasas de mala calidad, exceso de azúcares de absorción rápida, en vez de féculas de absorción lenta.Existe además, un déficit de calcio debido al poco consumo de productos lácteos (el 40% de los niños recibe menos de 200 ml. de leche al día y sólo un 6-8% toman 500 ml).

DESAYUNO:

La mayoría de niños en edad escolar, acuden al colegio sin desayunar o desayunan muy poco. Está demostrado que estos niños, tienen una mayor necesidad de picar a lo largo del día.

COMIDA:

Demasiadas veces la comida suele estar formada por féculas, grasas y proteínas de origen animal. En consecuencia, las digestiones son pesadas y el rendimiento escolar de la tarde es menor.

MERIENDA:

Para el niño, muchas veces es el momento más alegre del día ya que el colegio ha terminado. Muchas veces, también asocian esa alegría al consumo de bollería y dulces. Sería adecuado ofrecerles una merienda más equilibrada como yogurt con frutos secos, un pequeño bocadillo de jamón….

CENA:

Viene condicionada por la ingesta que se ha llevado a lo largo del día. Si las otras ingestas han sido suficientes y adecuadas, la cena, debería ser simple. Debería ser el complemento de los déficits realizados durante el día.

DISTRIBUCIÓN DE LAS CUATRO INGESTAS DIARIAS:

  • DESAYUNO: Debería proporcionar el 25% del total de la ingesta diaria.
  • COMIDA: Debería proporcionar el 30% de la ingesta diaria.
  • MERIENDA: Debería proporcionar del 15 al 20%.
  • CENA: Debería proporcionar el 25-30%.

 

Es conveniente pues, que el 55% de la energía se suministre en la primera parte del día, cuando las necesidades energéticas también son mayores. Es recomendable que haya unos horarios regulares. Entre una ingesta y la siguiente se recomienda un transcurso de tres o tres horas y media para favorecer la transformación de los alimentos. Hay que evitar a toda costa el picoteo.

El niño debe comer de todo y cuanto más variado, mejor.

Las necesidades energéticas de un niño de unos 8 años son mucho mayores que las de un adulto ( aprox. 2400 kcal.). La de niños de unos 10-12 años son ( entre 2400-3000 kcal.). Cabe destacar que las necesidades energéticas también dependen de la talla del niño y su actividad física.

EQUILIBRIO ALIMENTARIO:

PROTEÍNAS:

Deben representar el 15% del total energético de la comida. Dietas ricas en proteínas frenan el apetito, y dietas pobres en proteínas frenan el crecimiento y desarrollo psicomotor.
El contenido en proteína debería estar repartido en proteínas de origen animal y vegetal.

En cuanto a proteínas animales se recomienda un consumo de huevos, carne y pescado. De proteínas vegetales se recomiendan: legumbres, cereales y pan.

PRODUCTOS LÁCTEOS:

Son muy importantes por el aporte de calcio y vitamina A, además de su contenido en proteínas. En niños se recomienda que los productos lácteos sean enteros o semidesnatados. Los quesos deben escogerse con menos del 50% de M.G (materia grasa). Los quesos de pasta cocida ó prensada son los más ricos en calcio: gruyere, emmental, cheddar, aunque conviene no abusar porque también son los más grasos. Deben estar presentes en todas las comidas, por ejemplo como postre lácteo en las comidas y como leche en desayuno y merienda.

CARNES,HUEVOS Y PESCADO:

Son importantes por su aporte en hierro, vitaminas B-12 y proteínas.

Las carnes y huevos también contienen grasas, por tanto, hay que controlar también su consumo. La grasa de los pescados es rica en ácidos grasos poliinsaturados (grasa saludable). Sería recomendable sustituir la carne por pescado al menos dos o tres veces por semana. Las grasas de los huevos son ricas en colesterol pero pobres en grasas saturadas, por lo que se hace discutible su limitación de consumo.

Al día se aconseja para un niño de unos 8 años unos 60-100 gramos de carne o pescado y no en cada comida, potenciando así el aporte de legumbres y cereales y aumentar el aporte de proteínas de origen vegetal.

AZÚCARES:

Se recomienda el consumo de azúcares de asimilación lenta, presentes en el pan y en otros derivados de los cereales como el arroz, pasta, patatas, cereales en copos. Se aconseja un consumo de pan diario de unos 200 gramos. El resto de derivados deben formar parte a razón de una ración por día, más dos o tres veces como acompañamiento.

Su interés es doble: reequilibran la relación proteína animal/vegetal y suministran la energía necesaria para la actividad cotidiana. Una vez a la semana un plato de arroz o pasta puede sustituirse por legumbres, asociarse con lácteos o sustituir la carne o pescado.

FRUTAS Y VERDURAS:

Son una buena fuente de fibras, vitaminas y minerales. Tienen que formar parte del menú de todos los días. Al igual que el pan, son factores de equilibrio total energético y garantía contra un exceso de grasas en la alimentación.

Cada día se recomienda al menos un plato de verdura y dos raciones de ensalada (como entrante) o fruta (como postre).

LÍPIDOS:

La importancia de los lípidos o grasas es por su aporte en ácidos grasos esenciales, indispensables para la formación y funcionamiento de las células nerviosas del niño. Se estiman en unos 60 gramos por día, y mejor si su origen es vegetal: aceites vegetales. De los 60 gramos recomendados, 10-20 gramos podrían ser de mantequilla, y 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva que equivale a 10-20gr. Los 20-30 gr. de grasa restante son aportados por las grasas de origen animal (presentes en carnes, pescados y huevos) y sería conveniente reducirlas al máximo.

BEBIDAS:

El agua es la bebida más indispensable. El niño debe beber 1´5 litro de agua al día a cualquier edad.

El resto de bebidas solo tienen un interés gustativo o social. Los zumos de fruta de elaboración industrial son muy ricos en azúcares y no tienen ningún interés vitamínico. Sin embargo, son buenas fuentes de sales minerales y oligoelementos. Las bebidas azucaradas del tipo gaseosas, colas, naranjadas contienen un mínimo de 20 terrones de azúcar por litro; este tipo de bebidas no tienen ningún valor nutritivo.

EJEMPLO DE MENÚ PARA UN NIÑO DE 8-10 AÑOS:

  • DESAYUNO:

-Un vaso de leche entera o semi con 2-3 cucharadas de copos de avena.

  • ALMUERZO:

-Un bocadillo de queso o jamón serrano o pavo.

  • COMIDA:

-Macarrones

-Pollo a la plancha con un poco de ensalada de lechuga y tomate

-1 Fruta.

  • MERIENDA:

1 Yogurt y 2-3 nueces

  • CENA:

-Sopa de verduras

-Merluza empanada con harina de garbanzos

-1 yogurt

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

-Alimentación de las personas sanas. Cuadernos de Dietética.CH.THOULON-PAGE.

-Claves para una alimentación óptima. Iciar Astiasarán, J.Alfredo Martínez, Mercedes Muñoz.

-www.diazdesantos.es/ediciones

 

Rosa Maria Castro
rosactrs@gmail.com