Categories Menu

Publicado por el jul 3, 2012 en Niños, Otros artículos de interés | sin comentarios

Niños y comida: cómo presentar los alimentos más atractivos

La alimentación de nuestros hijos es fundamental para su correcto crecimiento y para prevenir enfermedades futuras.

La presentación de la comida en el plato es clave a la hora de mejorar los hábitos de alimentación del niño. Hay que tener en cuenta que la posición del ingrediente principal influye para el pequeño elija una comida. Ellos prefieren los platos con una amplia variedad de alimentos y con diversidad de colores. En cuanto a la pregunta ¿plato lleno o plato vacío?, los niños lo tienen claro: cuanto más espacio vacío, mejor.

El número de alimentos diferentes que el niño encuentra en el plato, la mezcla de colores e incluso la posición que ocupa el producto principal son factores que tienen un gran impacto en la forma de comer de los pequeños, según Brian Wanskink, experto en comportamiento alimentario. Conocer estos factores permite a los padres mejorar la presentación de las comidas que ofrecen a sus hijos. Y de esta forma, se puede lograr que ingieran de un modo más sencillo todos los nutrientes que necesita a través de la dieta.

Los niños prefieren un plato variado antes que uno monótono, con pocas propuestas de alimentos

La presentación de los alimentos influye en la manera en que come el niño. La colocación de las viandas en el plato determina que el pequeño coma con mayor o menor apetencia, afirma Wansink en una de sus investigaciones sobre el tema.

Conocer cómo transformar un plato de comida corriente en una propuesta atractiva para el pequeño son algunas de las claves que pueden ayudar a modificar la conducta alimentaria del niño.

      

Colorido para el niño, también en la mesa

Los niños muestran mayor interés por los platos que cuentan con alimentos distintos que por las propuestas de alimentación monótonas, ya que pueden resultarles aburridas. Conviene tener en cuenta que sienten especial predilección por aquellas comidas en las que encuentra hasta seis colores diferentes.

Los pequeños no solo optan por la vianda multicolor. Prefieren, asimismo, un plato variado, con formas distintas, que uno monótono, con pocas propuestas de alimentos diferentes. En uno de los estudios de Wansink así se corroboró: cuando se les ofreció a los niños elegir entre diversas opciones de desayunos, la mayoría escogía aquellos que contaban con un mayor número de ingredientes por plato.

Esta información puede ser muy útil, asimismo, cuando se desea obtener el resultado inverso: provocar un menor deseo en el pequeño por comer en exceso alimentos capricho, como chucherías, galletas, etc. Es posible si se reducen las opciones de este tipo de productos.

La posición del ingrediente principal influye

En el experimento de Wansink, los niños tenían que elegir entre distintas propuestas de comidas. La diferencia entre ellas era que el ingrediente principal (chuletas de cordero, lasaña o carne de cerdo) se colocó en lugares distintos dentro del mismo plato.

Los niños demostraron mayor preferencia cuando el ingrediente principal se colocaba en la parte inferior derecha de los platos redondos; mientras que escogieron los platos ovalados con el alimento grande en la parte izquierda.

Los niños muestran preferencia por los platos en los que los alimentos forman figuras divertidas

Las predilecciones por la disposición del alimento principal varían, en cualquier caso, en función de si el niño es diestro o zurdo. Los pequeños diestros suelen preferir los platos en los que el ingrediente principal está colocado en la parte derecha del plato. Todo lo contrario que los zurdos, que optan por las viandas dispuestas a la izquierda.

Esta advertencia puede resultar de interés para mejorar el consumo de aquellos alimentos más rechazados por los niños, como las frutas, las verduras o los pescados.

¿Plato lleno o plato vacío?

La cantidad de alimento que se le ofrece al niño es otro de los factores que influyen a la hora de que una comida sea atractiva para el pequeño. Los pequeños prefieren los platos con más espacio libre, es decir, que no estén rebosantes de comida. Así, para tener éxito con los malos comedores puede ser eficaz servirles la comida en platos pequeños, y con la cantidad justa. Y repetir, si fuera necesario.

La comida atractiva es un juego lleno de formas

Los niños son sensibles a las formas atractivas. No es lo mismo ofrecerles una comida en la que los alimentos componen una cara sonriente que colocar las viandas de manera casual y desordenada dentro del plato. Los pequeños muestran preferencia por los platos en los que los alimentos forman figuras.

 

Fuente: Eroski Consumer.

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>