nutricion-en-el-embarazo

Nutrición durante el embarazo

Una buena nutrición durante el embarazo es importante para garantizar la salud de la madre y del feto.

Por lo tanto, es aconsejable prestar atención a la nutrición de la futura madre, desde el período previo a la concepción, hasta todo el período de la lactancia.

A continuación, os dejo una serie de consejos dedicados a las mujeres embarazadas para comer bien y de forma saludable.

En general:
-Sigue una dieta diaria lo más variada posible y que contenga todos los nutrientes.
-Come 4-5 comidas al día.
-Come despacio, la ingestión de aire puede dar una sensación de hinchazón abdominal.
-Bebe al menos 2 litros de agua al día, preferiblemente de bajo contenido mineral, no carbonatada.

Prioriza:
-Alimentos frescos para mantener inalterado el contenido de vitaminas y minerales.
-Carnes magras bien cocinadas.
-Pescados como lenguado, bacalao, merluza, asados , a la plancha, al vapor o guisado.
-Quesos magros como requesón, cottage, queso fresco.
-Leche y yogur, preferiblemente bajos en grasa.
-Verduras y frutas de temporada, bien lavadas, todos los días.

Limita:
-Café y té: escoge preferiblemente productos descafeinados o deteinados. El café, como todas las bebidas que contienen las sustancias llamadas “nervinas” (té, bebidas similares a las colas, chocolate), debe tomarse con moderación porque la cafeína atraviesa la placenta. Además, durante este período en particular, el metabolismo de la cafeína se ralentiza 15 veces y las mujeres embarazadas son más sensibles a sus efectos.
-Sal: selecciona la yodada. El consumo elevado de sal aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular e hipertensión. La sal yodada es más aconsejable, también porque, durante el embarazo y la lactancia, la necesidad de yodo es mayor.
-Azúcares: Son preferibles los carbohidratos complejos, como arroz, pan o pasta integrales.
-Huevos: no más de 2 por semana, bien cocidos.
-Grasas: Escoge preferiblemente aceite de oliva virgen extra.

Evita:
-Bebidas alcohólicas.
El alcohol ingerido por la madre llega a la sangre del feto a los pocos minutos, pero el feto no puede metabolizarlo porque carece de las enzimas aptas para esta tarea, en consecuencia el alcohol y sus metabolitos se acumulan en su sistema nervioso y otros órganos, dañándolos.

 

Annalisa Pistone
a.pistone@novadiet.es