Categories Menu

Publicado por el jun 10, 2016 en Edad avanzada, Etapas de la vida | sin comentarios

NUTRICIÓN EN EDAD AVANZADA

nutricion en edad avanzada

La esperanza de vida ha aumentado en la mayoría de los países europeos, un hecho que se refleja en los parques, en las residencias, en las salas de las consultas médicas y, también, en los hospitales. El tiempo no pasa en balde y los años no solo se adivinan en las arrugas sino en la salud en general. Con la edad, el organismo experimenta diversas modificaciones físicas, fisiológicas y psicosociales que hacen que nuestras necesidades nutricionales varíen. Vamos a explicar  cuáles son los principales cambios que se producen al envejecer, cómo organizar la nutrición  para esta etapa de la vida y cuál la importancia de esos pequeños caprichos a la hora de comer.

¿Qué cambios se producen al envejecer?

El grupo de personas en EDAD AVANZADA es muy   amplio pues comprende tanto a personas de 60 años, que pueden estar todavía activas desde el punto de vista físico y laboral, como a personas de más de 80 años, que pueden tener su capacidad física o mental mucho más deteriorada. Las pautas alimentarias para cada tramo de edad tendrán que ser adaptadas según las capacidades de cada individuo. No obstante, los siguientes son los cambios más habituales a partir de los 60 años:

1)Problemas de masticación y salivación. Con la edad se originan en la mayoría de individuos pérdidas de piezas dentarias y se impone la necesidad de prótesis o dentaduras artificiales. Algunos pueden presentar disminución de la secreción de saliva. Todo ello hace que muchas de las personas de edad avanzada requieran dietas blandas o túrmix (triturada).

2)Falta de apetito. Se produce en parte, debido a la disminución de las necesidades energéticas a causa de la baja actividad física, y por otros factores psicosociales.

3)Cambios en la composición del organismo. Con los años, el cuerpo pierde masa muscular y masa ósea y aumenta su contenido en grasa.

4)Estreñimiento. Es habitual en personas ancianas. Para evitarlo hay que promover cierto grado de actividad física que incremente el tono muscular y una alimentación rica en cereales integrales, fruta y verdura.

5)Menor actividad física. Se va produciendo de manera progresiva, lo que condiciona un menor gasto energético. Si el consumo en calorías sigue siendo el mismo, se puede tener tendencia a ganar peso.

6)Factores psicosociales. La persona de edad avanzada puede encontrarse sola, lo que limita su capacidad de autogestión del hogar y las comidas.

Además, los cambios fisiológicos del organismo hacen que las personas mayores puedan sufrir en muchas ocasiones problemas de obesidad, diabetes, hipercolesterolemia o hipertrigliceridemia e hipertensión.

Si se tienen en cuenta las circunstancias citadas, la dieta de las personas de edad avanzada debería ser suficientemente energética como para asegurar las necesidades de cada persona, pero no muy calórica ni rica en grasas, para evitar el aumento de peso y el exceso de colesterol y grasas saturadas. Debería aportar también suficientes proteínas, y ser una dieta variada:

melons and watermwlons

LAS PAUTAS NUTRICIONALES debe contener tres o más raciones de FRUTA al día; al menos dos raciones de VERDURAS diaria; de tres a cuatro raciones semanales de CARNE POCO GRASA; de tres a cuatro raciones semanales de PESCADO O MARISCO; de tres a cuatro HUEVOS por semana; y de cuatro a seis raciones de CEREALES  y derivados al día, sobre todo integrales, repartiéndolos de la siguiente manera: dos a cuatro raciones por semana de LEGUMBRES (lentejas, garbanzos, alubias, etc.), PASTA de dos a tres veces a la semana y ARROZ también de dos a tres veces a la semana. Se debería asegurar una ingesta mínima de 800 mg/día de CALCIO.  Son fuentes de calcio la leche y sus derivados como el yogur o los quesos. Se requieren de dos a tres raciones de lácteos diarias para garantizar estas necesidades. Otras fuentes de calcio son las almendras y la leche de almendras, bebidas de soja enriquecidas en calcio.

Por todo ello, habría que promover la variedad y la variación en la dieta, con independencia de la textura de la dieta que requiera el individuo (normal, blanda o túrmix) para fomentar una buena ingesta nutricional. Se deberá fomentar, por tanto, el consumo de alimentos frescos y de temporada.

 

 

-

 

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>