Categories Menu

Publicado por el abr 15, 2014 en Etapas de la vida, Lactancia | sin comentarios

Perder peso en la lactancia y otras dudas

Frases-sobre-la-lactancia-materna

“Tibio amor con sabor a leche, te regalo un alimento cultivado en el alma” - Claudia Farías -

La mayoría, por no decir “todas”, nos hemos echado las manos a la cabeza, pensando ¿qué será de mi peso cuando tenga a mi bebé junto a mí?, ¿volveré a recuperar mi figura?, ¿cómo será la lactancia?… y un montón de preguntas más, la mayoría de las cuales se nos olvidan cuando tenemos a nuestro pequeñín en brazos. Simplemente, os dejo algunas de las dudas más habituales entre mamás lactantes. Espero que os resulten provechosas.

  • ¿Puedo perder peso con la lactancia?
Embarazada miránose al espejo

Embarazada miránose al espejo

Los nueve meses de embarazo, paradójicamente, pueden afinar la silueta de una mujer con sobrepeso. Aunque después del parto es necesario que logre seguir su régimen.

No es fácil, especialmente en caso de caprichos (bombones, queso, galletas), que, como las meriendas, son muchas veces irreprimibles en la mujer embarazada.

Por otro lado, dar el pecho no engorda. Se ha demostrado que la mujer que da pecho durante dos meses y medio después del parto puede perder una media de un kilo más que la que haya acabado al cabo de diez días. Además, durante el fin del embarazo y en el curso del amamantamiento, las células de grasa, o adipocitos, presentes en las caderas sueltan más fácilmente a la sangre sus reservas de grasa: éstas se dirigen al seno materno donde participan el la formación de la leche.

Uno de los aspectos que se suele cuidar es el control del peso de la madre lactante, aunque en ningún caso se ha de recomendar una dieta hipocalórica con una ingesta de menos de 1.500 kilocalorías diarias. Este régimen adelgazante ha de ser muy especial, ya que se tienen que asegurar las necesidades en aumento de proteínas y calcio; si faltan, la calidad de la leche podría resentirse por ello y, sobre todo, le faltarían a la madre, con el riesgo para su salud, especialmente para los huesos y los dientes.

En resumen, cuando se da el pecho, la madre utiliza las reservas de grasa acumuladas durante el embarazo, por lo que es muy habitual que la figura de la mamá recupere con cierta rapidez la línea anterior a la gestación y en caso de querer ponerse a dieta, deberá ser controlada por un especialista en Nutrición.

  • ¿Qué precauciones ha de tomar una madre lactante?
No fumar

No fumar

Seguir una dieta mediterránea, sana y equilibrada; evitar el consumo de alcohol o limitarlo, pues éste pasa a la leche y puede ser perjudicial para el bebé.

También se ha de evitar la ingesta de bebidas que contengan cafeína pues, al pasar a la leche, puede provocar nerviosismo, irritabilidad y dificultad para conciliar el sueño en el bebé.

No fumar, porque los componentes del tabaco, como la nicotina, pasan a la leche y porque se reduce la secreción láctea, lo que puede suponer un esfuerzo adicional para el bebé para lograr su alimento.

Los fármacos también están contraindicados en la alimentación de una madre lactante; por eso, antes de tomar cualquier medicación es muy importante consultar con el médico o el farmacéutico.

  • ¿Cuándo ‘sube’ la leche?

La subida de la leche se produce en torno al tercer o cuarto día después del parto; sin embargo, antes saldrá de los pezones un líquido amarillento y cremoso que se llama calostro. Esta sustancia es muy rica en nutrientes y proporciona al bebé una protección inigualable contra posibles infecciones.

En la primera semana de lactancia, se produce una leche blanquecina, acuosa y más rica en lactosa, vitaminas hidrosolubles y calorías que el calostro. La madre producirá esta ‘leche de transición’ entre 3 y 6 semanas hasta que comience a producir la ‘leche madura’.

  • ¿La leche es la misma a lo largo de todo el día?

Se ha demostrado que no. Actualmente muchas mujeres han de extraerse la leche para que sus bebés la puedan tomar cuando ellas no están en casa y una investigación publicada en Nutritional Neuroscience ha demostrado que la leche materna tiene componentes excitantes o relajantes en función del momento del día.

Así, si hay que extraerse la leche, se ha de procurar que ésta vaya a ser tomada coincidiendo con la hora de extracción; sobre todo, se ha de procurar no dar al bebé, cuando se vaya a dormir, una toma extraída a primera hora del día. En ese momento del día la leche materna tiene propiedades energizantes.

  • ¿Es cierto que hay que comer más?
    madre comiendo con bebe

La dieta de la madre lactante requiere de un refuerzo calórico que asciende a unas 500 calorías más por día puesto que el organismo materno está haciendo un esfuerzo metabólico para producir la leche. Sin embargo, no se trata de comer más o “por dos”, sino de adaptar la dieta a las necesidades de ese período vital.

  • ¿Es cierto que hay que doblar las proteínas?

La dieta diaria de una madre lactante ha de ser variada, sana, completa y equilibrada. Es cierto que necesita un aporte extra de proteínas, pero se dará preferencia a las carnes poco grasas como las de pavo o pollo. También tienen que estar presente en la dieta, el pescado, blanco y azul; los huevos; y los lácteos, preferiblemente desnatados. Por supuesto, se necesitan más vitaminas que, generalmente, se absorben de las frutas, las verduras y las hortalizas. Y, sobre todo, líquidos.

La hidratación es fundamental ya que la leche materna contiene entre un 85% y un 90% de agua que hay que reponer.

Ahora sólo te queda una cosa: ¡disfrutar el día a día de tu pequeño,… que el tiempo pasa volando!.

Bibliografía|Cómo perder peso sin hacerse la vida imposible|https://www.nestle.es/nutricion

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>