Categories Menu

Publicado por el nov 5, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

¿Por qué como si no tengo hambre?

El ritmo de vida que llevamos es algo que nos influye mucho más de lo que pensamos.

El estrés suele desembocar en muchos casos en ansiedad, y una gran parte de las personas afectadas  lo que suelen hacer es ingerir más alimento.

La explicación está en una parte del cerebro, se trata del hipotálamo, que es una glándula que se encarga de controlar las reservas de energía del organismo. En el momento que las reservas ven disminuida su capacidad el hipotálamo emite señales que se traducen en aumento de las ganas de comer. Lo mismo sucede a la inversa, y es que cuando el estómago está lleno envía señales al hipotálamo para decir que hay que parar de comer.

Un funcionamiento normal de esta función es la que regula nuestras ganas de comer y no nos obliga a ingerir alimento sin control. Pero es que el hipotálamo además de esto, recibe toda la información referente a las emociones. En condiciones normales, si nos encontramos bien emocionalmente el hipotálamo funcionará correctamente sin aumentar las ganas de comer y sin desajustar nuestras emociones corporales, pero esto no es así cuando estamos estresados y padecemos de ansiedad.

La ansiedad es un estado anormal del organismo que ocasiona que un desajuste en el hipotálamo, ya que no se trata de una emoción habitual ni normal en el ser humano. Este desajuste lo que hace es alterar las señales del hipotálamo mezclando las de los sentimientos con las referentes al hambre. Esto es lo que hace que en algunas personas cuando tienen ansiedad coman menos cantidad de alimento y en cambio otras desarrollen conductas de mucho hambre y engorden.

Mantener un orden en los horarios de las comidas, comer cinco veces al día y saber combinar y repartir los alimentos adecuadamente a lo largo de la jornada son algunas de las claves para controlar la ansiedad por la alimentación y no hacer de la comida un consuelo de otras frustraciones.

Comer despacio, masticando y saboreando los alimentos, es también muy importante ya que «desde la boca empieza la digestión”

Por otra parte, el ejercicio físico es indispensable «porque ayuda a descargar las tensiones y a oxigenar».

 

 

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>