PREPARA TUS DEFENSAS PARA EL OTOÑO E INVIERNO

Un aspecto básico para evitar distintas enfermedades es mantener un sistema de defensas en excelente estado, de esta forma mantenemos fuera del cuerpo a microorganismos como las bacterias, hongos y virus.

La alimentación es determinante para lograr un sistema inmunológico fuerte. Hay situaciones que lo afectan como el estrés o la ansiedad, pero en los alimentos podemos encontrar grandes aliados para combatirlas como por ejemplo el ajo, según destaca la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD).

Incluir en nuestra dieta alimentos que aumentan las defensas y eliminar aquellos que son nocivos para nuestra salud (grasas saturadas, azúcares y ultraprocesados) es la receta ideal para preparar a nuestro cuerpo para el otoño e invierno.

En la rutina diaria de una alimentación sana los alimentos que no pueden faltar son:

  • Alimentos ricos en Hierro y Zinc, presentes en el salmón, atún, legumbres secas, el hígado, la yema de huevo, cereales integrales, soja, levadura de cerveza, frutos secos, semilla de calabaza o menestra, sardinas o mariscos.
  • Cítricos, ya que la vitamina C ayuda a fortalecer el sistema inmune y aumenta la producción de glóbulos blancos imprescindibles para combatir las infecciones.

La vitamina C se puede encontrar en :

Pimientos. Los pimientos rojos contienen mucha vitamina C y son una fuente abundante de betacaroteno. El Betacaroteno ayuda a mantener sanos los ojos y la piel.

Brocoli. Está cargado de vitaminas y minerales, es muy buen antioxidante y contiene fibra (un componente muy importante que interviene en la función del sistema inmunitario promoviendo el crecimiento de la flora bacteriana). La clave para mantener las propiedades del Brócoli intactas es cocinarlo lo menos posible o tomarlo en crudo.

Jengibre. Ayuda al sistema digestivo y circulatorio, combate los virus y bacterias dañinos ya que es rico en potasio, niacina, vitamina C. Tiene propiedades expectorantes, antitusivas y antiiflamatorias.

  • Vitamina D: Presente en el bacalao, rodaballo, sardinas, leche o huevos y sobre todo en el Sol (se debe tomar 30 minutos diarios de Sol).

  • Vitamina B: Refuerza el sistema inmunológico cuidando del corazón y las arterias. Está presente en los cereales integrales, frutos secos, verduras, frutas y legumbres.

  • Lácteos o Fermentados, como yogur o Kéfir. Hay estudios que demuestran que el tomar estos alimentos de forma regular contribuye a mejorar el sistema inmunitario y a una mayor resistencia a intoxicaciones alimentarias.

Bibliografía: https://www.midietacojea.com/ . https://www.saedyn.es/ . http://www.alimentacionsaludable.es/

 

Mayte Morales
maytemoralesalfaro@hotmail.com