Categories Menu

Publicado por el nov 2, 2012 en Otros artículos de interés | 1 comment

¡Protégete del frío! Alimentación en otoño-invierno

Ya va llegando el frío y con él suelen venir los resfriados, gripes y otros malestares de esta época del año. Por eso, debemos prestar especial atención a nuestra alimentación y a nuestro estilo de vida, ya que algunas medidas nos pueden ayudar a preparar a nuestro organismo y nuestro sistema inmunitario.

¿Qué alimentos nos pueden ayudar?

Sabemos que la alimentación equilibrada juega un papel muy importante durante todo el año, así que no podía ser menos en esta época en la que, a través de ella, podemos darles a nuestras defensas un cuidado especial.

Algunos nutrientes son especialmente interesantes, por lo que saber en qué alimentos los encontramos nos puede servir de gran ayuda, para poder enriquecer nuestra dieta con ellos:

  • Vitamina C: abunda en el pimiento rojo y verde, col de Bruselas, brécol, frutas frescas (fresón, kiwi, naranja, limón, lima, guayaba, papaya, mandarina, grosella, melón), verduras y hortalizas crudas (col, coliflor, berro, espinaca, tomate).
  • Vitamina A: la ecnontramos en el hígado, zanahoria, anguilas, espinacas, calabaza, yema de huevo, mango, quesos, etc.
  • Vitamina E: en aceites vegetales (girasol, oliva virgen), frutos secos y semillas (pipas de girasol, avellana, piñón, almendra, cacahuete), germen de trigo, etc.
  • Vitaminas del grupo B: en verduras, fruta fresca, frutos secos, cereales, legumbres, carne, pescado y marisco, huevos, productos lácteos. Especial atención merecen el ácido fólico encontrándose en verduras de hoja verde, legumbres, cereales de desayuno enriquecidos, levadura fresca y germen de trigo; así como la vitamina B12, que abunda en alimentos de origen animal (hígado, marisco, carne, pescado, huevos, productos lácteos).
  • Hierro: en la carne roja, vísceras, carne de caza, carne de ave, pescado, legumbres, verduras, níscalo, frutos secos y semillas (pistacho, piñón, almendra, avellana, semillas de sésamo, pipas de girasol), germen de trigo, frutas desecadas, yema de huevo, etc.
  • Zinc: en carne, marisco, vísceras, legumbres, germen de trigo, frutos secos y semillas (piñón, cacahuete, almendra, nuez, semillas de sésamo, pipas de girasol) y yema de huevo.
  • Selenio: en vísceras, pescado, carne, cereales y semillas.
  • Cobre: en marisco, frutos secos, cereales integrales, legumbres, pescado.
  • Ácidos grasos insaturados (ácido linoleico): en aceites de semillas (girasol, maíz, soja…), germen de trigo y frutos secos.

Organizando el rompecabezas

Como podemos ver, tenemos muchos alimentos que nos pueden aportar beneficios pero, lógicamente, no se trata de consumirlos en cantidades excesivas pensando que así nos ayudarán. Por lo tanto, ¿qué podemos hacer?

Lo primero es llevar una alimentación equilibrada, estructurada en las diferentes comidas del día. A partir de ahí, podremos ir introduciendo esos alimentos donde mejor nos encajen (mucho mejor si escogemos los de temporada) para que nuestra dieta sea rica en ellos, pero siempre teniendo en cuenta que el valor calórico de dichos productos, no nos incremente el total de calorías diarias que debamos consumir. Este aspecto es importante, ya que muchos de los alimentos mencionados, a pesar de ser muy beneficiosos para nuestro sistema inmunitario, tienen un elevado valor calórico y, sobre todo aquellas personas que deseen controlar su peso, deberán tenerlo muy en cuenta.

No olvides…

La alimentación, aunque es una pieza clave, no es la única que nos preparará para esta época del año. Es fundamental que vaya acompañada de un estilo de vida saludable. Por lo tanto, no nos puede faltar:Cuida tu salud

-          Actividad física: es indispensable llevar un estilo de vida activo… caminar media hora al día a paso ligero, subir y bajar escaleras, nadar, correr, etc. ¡hay tantas opciones!

-          Un descanso adecuado: ya que favorece el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunitario.

-          Evitar el estrés: ¡es uno de los principales enemigos de nuestras defensas!

-          Evitar el tabaco y el exceso de alcohol.

-          Mantener una actitud positiva: ¡pensar de una manera sana comienza en uno mismo!

-          Asesoramiento profesional: fundamental para llevar una dieta equilibrada y adaptada a nuestras necesidades. Huyamos de las dietas milagro y remedios pasajeros… hablamos de un ¡estilo de vida saludable!

Un toque natural…

Recurrir a ingredientes naturales puede ser una buena opción de cara al otoño-invierno: equinácea, propóleo, uña de gato, vitamina C, probióticos, etc. pueden ser el complemento ideal al estilo de vida sano que venimos comentando. Desde luego, la prevención ¡es la mejor opción!

1 Comment

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¡Protégete del frío! Alimentación en otoño-invierno | CookingPlanet - [...] ¡Protégete del frío! Alimentación en otoño-invierno [...]

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>