Categories Menu

Publicado por el dic 21, 2012 en Otros artículos de interés, Temporada | sin comentarios

Qué pasa en navidad!!!!

¡Para qué negarlo! Los días de Navidad se come más, y productos más calóricos. Con casi toda seguridad en Navidad se ganan de dos a tres kilos. Para evitar frustraciones, más vale ser sensato y realista, y asumir con naturalidad que se ganará peso, o cuando menos se mantendrá en el mismo, en caso de seguir una dieta de adelgazamiento.

Estos días festivos podemos pasarnos en 1000 Kcal. extras cada día, lo que supone entre un 30% y el 50% de las necesidades diarias, comemos y medio!!, y ese medio es el que se queda. Lo cual implica unas 18.000 Kcal. en los 15 días, los 2 o 3 Kg. antes mencionados.

Para compensarlo, se tendría que incrementar la actividad física para poder reducir el impacto de este exceso. Sin embargo, después de cenar, el ejercicio habitual puede ser cantar algún villancico o hacer una tertulia, para finalmente irnos a la cama, levantarnos y volver a comer de forma opípara al día siguiente. Ello nos lleva a agravar el problema.

-Para quienes no tienen problemas de salud o de exceso de peso, no tiene ningún sentido martirizarse, ya que los kilos que se ganan en estas fechas para finales de enero se pueden perder de una manera sencilla, si uno retoma la normalidad y el equilibrio en su alimentación.

-En las personas en las que la dieta juega un papel trascendental en la enfermedad que padecen, pues de ella depende la mejora o empeoramiento de los síntomas -hernia de hiato, gastritis, úlceras, estreñimiento- o se alteran parámetros -aumenta el colesterol, la tensión arterial-, sin duda, han de ser más rigurosas con la alimentación, y tener suficiente fuerza de voluntad como para no dejarse llevar por todas las tentaciones.

PLANIFICAR MENÚS NAVIDEÑOS

Hay que planificar un menú que permita disfrutar plenamente de los placeres de la buena mesa atendiendo a su vez a las características nutricionales de los alimentos, o dicho de otro modo, cuidándonos un poco.

Una buena medida es introducir los alimentos menos calóricos (verduras, frutas, pescados y carnes magras), y hacerlo con preparaciones y presentaciones más elaboradas y menos cotidianas, que los conviertan en platos especiales y atractivos.

Entrantes

  • Ligeros y más vegetarianos. La fibra vegetal sacia y calma el apetito. Una esmerada presentación del plato hace el resto. Patés, embutidos y fritos, aunque sabrosos, son calóricos e indigestos.

Platos principales

  • Ensaladas y germinados son el acompañamiento perfecto para una buena digestión.

  • De las carnes, las aves -pavo, pollo o avestruz- y los solomillos de cerdo o ternera son las menos grasas.

  • El equilibrio dietético pasa por respetar las cantidades -125 gramos por ración para carnes y 150 gramos por ración para pescados- y cocinar sin demasiados condimentos y salsas grasas.

  • Especias y hierbas aromáticas convierten la receta más sencilla en el plato más apetitoso.

  • Cocina ligera: elegir mayonesas y margarinas light; sustituir la nata por yogur, y endulzar postres y café con sacarina.

Postres

  • Incluir siempre fruta. Piña, pera y papaya son digestivas, dulces y muy recomendables tras una comida abundante.

  • ¿Helado de postre tras los dulces navideños?. Mejor no, dejemos el helado para otro día. Seguro que ha oído decir que el helado de postre tras una comida copiosa es digestivo. Pero no hay una explicación dietética, nutricional ni fisiológica que fundamente este tópico. La grasa que se emplea en los helados (nata, mantequilla o grasas vegetales) no se ha sometido a cocción, lo que en parte explica que los helados resulten más fáciles de absorber y menos pesados que otros postres dulces. Pero ello no significa que los helados ayuden a digerir mejor los alimentos del menú. Al contrario, si éste ha sido copioso, las del helado son calorías extra que se suman a un menú sobrado de ellas.

  • Turrón, polvorones y otros dulces navideños, siempre que no se abuse, se pueden comer, pero mejor no como postre. Aunque las calorías que aportan son las mismas, tomados entre horas el estómago trabajará menos y la digestión será mejor.

  • Los turrones sin azúcar o con fructosa no deben consumirse como si por ello carecieran de calorías. La grasa (de la almendra, en su caso) sigue ahí. Para saber cuáles son los menos energéticos, leamos el etiquetado nutricional y comparemos.

Calorías de los dulces navideños

Calorías de diversos alimentos calóricos

Alimento Calorías Alimento Calorías
Porción pequeña de 25 g turrón chocolate, duro, blando, guirlache…. 120 Sobre de azúcar (10 g) 37
Mermelada(25 g) 90
Nueces (4 unidades) 120
Porción mediana de 40 40 de turrón 190 Una lata de refresco cola, naranja… (330ml) 130
Un polvorón (35 g) 160 Un croissant (65 g) 234
Un mazapan (25-40 g) 120-190 Un Donut (45-50 g) 228
Dos bombones pequeños (12g) 55 Una magdalena(40g) 164
Chocolate (20 g) 104
Dos bombones grandes (30 g) 137 3 higos secos (50g) o 6 ciruelas secas (60g) 100

COMPLEMENTOS PARA ALIVIAR LOS EXCESOS

En el caso de que nos hayamos excedido hay una serie de recomendaciones que pueden ayudarnos a aliviar determinados síntomas.

Contra la acidez

Algunas de las infusiones más adecuadas para tratar las molestias de las indigestiones son las que se preparan con manzanilla, melisa, espino albar, tila y regaliz, entre otras.

La manzanilla es la solución de urgencia ante una indigestión, y tomarla en infusión después de comer resulta aliviante. La melisa tiene la particularidad de ser digestiva, antiespasmódica y colerética, es decir, que estimula la producción y secreción de bilis.

El espino albar, combinado con plantas relajantes como la valeriana y la tila, actúa de manera eficaz contra el estrés, la ansiedad y otros trastornos nerviosos que pueden generar más acidez. De igual forma resulta útil en el tratamiento de los síntomas que acompañan a la úlcera péptica provocada por estrés.

El regaliz tiene un componente, la glicirrina, con propiedades antiácidas y antiinflamatorias de la mucosa gástrica, que hacen que esta planta esté recomendada como tratamiento complementario de alteraciones digestivas como la pirosis o acidez, la gastritis e incluso la úlcera. El té suave y reposado también se considera beneficioso dada su riqueza en taninos, compuestos que ayudan a desinflamar la mucosa gástrica.

Contra los gases

  • Complemento de fructooligosacáridos (FOS) . Son un excelente sustrato para las bacterias beneficiosas (bífidobacterias) del intestino. Es un complemento que, tomado de forma ocasional, puede ayudar a reducir las molestias y la hinchazón abdominal.

  • Infusiones en lugar de café. Plantas aromáticas y dulzonas como anís, regaliz, melisa o hierba luisa, comparten con la manzanilla sus propiedades digestivas y carminativas, por lo que favorecen la expulsión de los gases que se producen tras la digestión.

Estreñimiento

Si sufrimos de estreñimiento podemos usar complementos de fibra, los fructooligosacaridos (FOS), glucomanano, semillas de lino, plantago, salvado de trigo. Que podemos encontrar como ingredientes de cereales o bizcochos, o encapsulados o polvos.

Excesos

Si el problema que tenemos es que nos encontramos hinchados, es posible que sea porque estos días hemos comido alimentos más salados de lo acostumbrado, hemos tomado mucha menos agua y hemos aumentado la ingesta de alcohol y alimentos grasos, ello puede provocarnos una ligera retención de líquidos.

Los alimentos que tonifican el hígado son los vegetales de ligero sabor amargo escarola, endibias, alcachofa, cardo, berenjena, infusiones de diente de león, cardo mariano o boldo- y los que activan la acción depurativa del riñón son las verduras y las frutas, como apio, espárragos, borraja, manzana o pera.

Los complementos que podemos usar son cola de caballo, diente de león, ortosifón, herniaria, grama de boticas…….podemos encontrarlas en las herboristerías para hacer infusión, en extractos o en comprimidos.

De cualquier forma, antes de tomar cualquier complemento dietético se aconseja consultar con un profesional, ya que él es quien ha de valorar si existe o no la necesidad de incluir este tipo de complementos en la dieta, así como la dosis y la forma de administración.

COMPENSAR LOS EXCESOS

1. Desayuno ligero: Saltarse el desayuno es siempre un error, también el día después de una excesiva cena. Debemos aligerar el desayuno después de un día de excesos. Sirve para reponer fuerzas y para que cuando nos sentemos a comer lo hagamos con un apetito normal y con menos ansiedad.

Podemos tomar una infusión o un yogurt desnatado acompañado de fruta o algún Hidrato de Carbono integral, estilo cereales integrales o salvado de trigo, así evitaremos también el estreñimiento.

2. Menú liviano pero exquisito. Combinemos alimentos hipocalóricos (hortalizas y verduras, frutas, pescados) con preparaciones sencillas y demos un toque sofisticado a la receta tradicional; una salsa original, un alimento exótico, una presentación sugerente.

3. Alimentos depurativos como parte del menú. Estimulan los órganos depurativos (hígado, riñones, intestino) y alivian las molestias que acompañan a los excesos, como pesadez de estómago, sensación de hinchazón, flatulencia o dolor de cabeza. Los alimentos que tonifican el hígado son los vegetales de ligero sabor amargo -escarola, endibias, alcachofa, cardo, berenjena, infusiones de diente de león y cardo mariano- y los que activan la acción depurativa del riñón son las verduras y las frutas, como apio, espárragos, borraja, manzana o pera.

4. Incorporemos alimentos laxantes al menú, ayudan a evacuar y a aliviar el vientre hinchado. Tres piezas de fruta diarias, un yogur con salvado, beber agua y un largo paseo ayudan decisivamente en este propósito.

5. Un yogur al día facilita la digestión.

6. Ensalada como primer plato del menú. Los alimentos crudos son ricos en enzimas que ayudan al organismo a realizar una mejor digestión.

7. Germinados en la ensalada. Brotes de soja, alfalfa, trigo o cebada contienen enzimas que combaten la fermentación y los consiguientes y molestos gases.

8. Repartir las sobras. Compartir los restos de las comidas con amigos y familiares es un truco para no comer de más el resto de días.

9. Edulcorante para postres y cafés. Los hay que endulzan sin sumar calorías: sacarina, ciclamato, aspartamo. Se pueden usar en postres y cafés para reducir calorías en un menú demasiado generoso en ellas.

10. Caminar una hora al día como mínimo ayuda a mejorar la digestión y a que las calorías no se acumulen en el organismo.

Solo añadir…….Feliz Navidad y Próspero año 2013!!!!!

Disfrutad de estos días de familia y amigos,

las Asesoras Nova Line estaremos aquí el año que viene

para seguir dándoos buenos consejos y energía positiva!!!!!!!

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>