Categories Menu

Publicado por el may 18, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

¿Qué sabes de la celulitis?

La celulitis consiste en un aumento del tejido adiposo seguido de una mayor retención de agua, toxinas y grasa en el espacio intersticial. La consecuencia natural de esto son trastornos en la circulación sanguínea y degradación de las fibras de colágeno.

Si bien la celulitis afecta principalmente a las mujeres,pudiendo afectar de igual manera a mujeres delgadas que robuestas,los hombres también pueden llegar a padecer de este trastorno.

La celulitis se puede presentar por diversas causas:

  • Factores hormonales. La celulitis que se presenta en la mayoría de las mujeres se puede atribuir a la progesterona y a los estrógenos, pues la primera potencia la acumulación de grasas mientras que los estrógenos favorecen la retención de líquidos.
  • Factores genéticos. La celulitis también puede ser heredada, por tal motivo, es que se llega a presentar en personas sin sobrepeso.
  • Factores metabólicos. Las enfermedades que afectan al drenaje linfático y a la circulación como la diabetes y la obesidad pueden predisponer a sufrir de celulitis.
  • Factores dietéticos. Los malos hábitos alimenticios pueden provocar la eliminación eficiente de lípidos, prótidos y glúcidos. Además de una serie de trastornos digestivos que terminan en una eliminación deficiente de toxinas. El vivir con una dieta desbalanceada, el consumo excesivo de lípidos y glúcidos influyen en la formación de la celulitis. Se recomienda evitar la ingestión en exceso de alimentos precocidos, alimentos altos en azúcares, alcohol, sal.
  • Factores sociales. El sedentarismo, la falta de ejercicio, el uso de tacones altos, ropa ajustada y el consumo del tabaco, son hábitos que pueden ayudar a desarrollar la celulitis.
  • Factores psicológicos. La depresión, estrés, cansancio, ansiedad, trastornos afectivos, trastornos del sueño, etc., pueden favorecer el desarrollo de celulitis.

CLASIFICACIÓN DE LA CELULITIS

En relación a su aspecto, la celulitis se clasifica en blanda, edematosa y compacta.

  • Celulitas blanda o flácida.

Se mueve al andar y este tipo de celulitis no suele ser doloroso. La piel presenta a simple vista la típica piel de naranja.

Es característica de personas sedentarias o aquellas que alguna vez fueron activas y ya no lo son. También es frecuente en personas que han subido y bajado de peso bruscamente.
Se localiza principalmente en la cara anterior y posterior de los muslos, abdomen, espalda, brazos y glúteos.

  • Celulitis edematosa o acuosa

Es dolorosa al tacto y a veces molesta espontáneamente. Es consecuencia de una retención de líquidos y se aprecian signos de insuficiencia venosa y linfática en los miembros inferiores (edemas, varices, calambres, pesadez, dolor, etc.).
Es la celulitis menos frecuente. Se localizada principalmente en las extremidades inferiores (muslos y rodillas), pero la zona más afectada es la parte inferior de las piernas.

  • Celulitis compacta o dura

Es de consistencia dura al tacto, firme, sin edemas, siendo fácil observar los nódulos celulíticos (aspecto granuloso) sin necesidad de realizar la prueba del pellizco. Puede llegar a ser dolorosa al tacto debido a la presión que se ejerce sobre los nervios y vasos sanguíneos. Se localiza preferentemente en la cara externa de los muslos (típicas cartucheras) y en la cara interna de las rodillas.

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>