Rehogado de guisantes con zanahoria, cebolla y champiñones

– PREPARACIÓN:

Cocemos los guisantes frescos o congelados en una cazuela con agua hirviendo y sal. Una vez cocidos los enfriamos rápidamente para que mantengan el color verde intenso. Pelamos y cortamos en juliana la cebolla y la zanahoria. Lavamos y troceamos en cuartos los champiñones.

Picamos los ajos en brounoisse (picadito fino) y los sofreímos en una cazuela baja con el aceite de oliva a fuego suave. Cuando el ajo esté dorado agregamos la cebolla, la zanahoria y los champiñones, tapamos la cazuela y dejamos que se cocinen por espacio de unos 15 minutos. A continuación, cuando las hortalizas están cocinadas, añadimos los guisantes cocidos. Se rehoga todo hasta que los guisantes empiezan a estar ligeramente dorados pero con cuidado, pues si los hacemos demasiado se nos endurecerán. Damos un hervor al conjunto de 2 minutos, poniendo a punto de sal. Antes de servir dejamos reposar unos 5 minutos tapados y fuera del fuego.

Fuente Eroski Consumer

Amparo Fernandez
AMPARONL10@terra.es