El propósito del coaching es mejorar y desarrollar habilidades de manera que las personas sean más felices, más productivas y más capaces de alcanzar sus metas de una forma equilibrada. Dentro de esta especialización aparece el coaching nutricional que puede ser definido como una metodología de trabajo que se basa en ayudar a la persona a conseguir cambios y modificación de hábitos alimentarios y dietéticos, que por sí misma le es difícil de cambiar.
La primera vez que alguien llega a nuestro método, procuramos identificar cuáles pueden ser las causas que estén llevando a esa persona a aumentar de peso o a mantener un peso que no sea saludable. Entre ellas puede haber múltiples factores, pero uno que se repite una y otra vez es la falta de organización.

Llega el verano, y con él las salidas a chiringuitos, terrazas o bares. Y aparece la pregunta del año, ¿qué engorda más, una cerveza o el vino?, ¿qué bebida es más saludable?, ¿cuál aporta más nutrientes?. Para responder a esas preguntas hay que tener en cuenta

En este post daremos unas nociones generales de qué es la microbiota intestinal, un tema del que cada vez vamos a oír hablar más, y explicaremos por qué es tan importante mantener una microbiota sana. Los microorganismos habitan en distintas partes del cuerpo, principalmente en la piel, la nariz, la boca y los intestinos. Éstos últimos tienen aproximadamente 100 billones de microorganismos, principalmente bacterias, de las cuales casi el 70% pertenecen a las familias Firmicutes y Bacteroidetes, seguidos de Actinobacteria. Estos microorganismos tienen una relación simbiótica con el cuerpo, tanto las bacterias como el cuerpo se benefician de vivir juntos. La composición de microorganismos presentes en el intestino se denomina microbiota intestinal y los genes de la microbiota se denomina microbioma. 

Un estilo de vida saludable conlleva muchas decisiones. Entre ellas, la elección de una dieta o un plan de alimentación equilibrado. Entonces, ¿cómo se elije un plan de alimentación saludable?

Una dieta vegetariana es un plan de comidas que contiene mayoritariamente plantas, como verduras, frutas, granos integrales, legumbres, semillas y frutos secos, con pocos o ningún producto animal. Los tipos de dietas vegetarianas abarcan: Vegetariano estricto o vegetaliano: su dieta consiste en alimentos solo a base de plantas.

Una dieta equilibrada implica una forma de alimentarse adecuadamente en términos de cantidad y de calidad.

Una buena alimentacion tiene el objetivo de garantizar una adecuada ingesta de energía y nutrientes, evitando tanto déficit como excesos nutricionales .

Para ser equilibrada la alimentación tiene que ser sobretodo variada.

Si buscamos en el diccionario de la Real Academia Española la palabra “vegetarianismo” nos encontramos con que la primera definición es: “Régimen alimenticio basado principalmente en el consumo de productos vegetales, pero que admite el uso de productos del animal vivo, como los huevos, la leche, etc.” Sin embargo, debemos tener en cuenta que los patrones alimenticios vegetarianos varían considerablemente. Aquellos que han elegido este tipo de dieta por motivos de salud suelen tener más flexibilidad a la hora de tomar alimentos y productos de origen animal. Por el contrario, las personas que han elegido ser vegetarianas por motivos éticos o ideológicos suelen tener inclinación a evitar completamente la carne y, en algunos casos, cualquier producto de origen animal.   Pero… ¿cómo es el cociente riesgo-beneficio para la salud en las dietas vegetarianas? Una dieta adecuada, por definición, es aquella que previene las carencias nutricionales, proporcionando suficientes nutrientes y energía para el crecimiento humano y la reproducción. Además, una dieta óptima proporciona salud y longevidad. spComparados con los alimentos de origen animal, los alimentos de origen vegetal tienen una concentración menor y una biodisponibilidad más baja de nutrientes esenciales y de energía. Esto puede representar una ventaja para la población de adultos sedentarios en la prevención de enfermedades crónicas. Sin embargo, en situaciones de alta demanda metabólica, como, por ejemplo, durante el embarazo, la lactancia o la etapa de crecimiento, las personas que siguen una dieta vegetariana tienen mayor riesgo de tener una ingesta marginal de ciertos nutrientes, o incluso de padecer carencias bioquímicas o clínicas, que las que siguen una dieta basada en el consumo de la carne.
  peso-embarazo 2 El peso de la madre tiene una gran influencia en el desarrollo y en la evolución del embarazo y el parto. Todas las embarazadas ganan peso durante la gestación, pero una cosa es coger unos cuantos kilos a causa del aumento de volumen, del desarrollo del feto y de la placenta, etc.; y otra bien distinta engordar más de lo necesario, lo cual puede ser peligroso para el bebé, además de un problema cuando se quiera volver al peso anterior al embarazo.
  lactancia

Dar pecho no engorda. Está demostrado que dando el pecho durante dos meses y medio después del parto, la mujer pierde una media de un kilo más que aquella que haya acabado al cabo de diez días. Además, durante el fin del embarazo y en el curso del amamantamiento, las células grasas, o adipocitos, presentes en las caderas sueltan más fácilmente a la sangre sus reservas de grasas: esta se dirigen al seno donde participarán en la producción de leche.