Acaba de empezar el verano, y con él llegan las vacaciones, la playa y el calor. Esto hace que cambie nuestra forma de alimentarnos y puede llevar a desequilibrios o excesos en nuestra dieta, que se traduzcan en un aumento de peso. Para evitarlo, debemos aprovechar que en verano tenemos gran cantidad de frutas y verduras, y será bueno priorizar estos alimentos de temporada. Hay varios consejos que podemos seguir en esta época del año:
En épocas de calor el cuerpo agradece las comidas ligeras y refrescantes. La fruta y verduras de temporada, con un elevado porcentaje de agua y otros nutrientes esenciales para nuestro organismo, sacian nuestra hambre y sed y contribuyen a mantener la piel bien nutrida e hidratada.