Cada vez más estudios están demostrando la relación directa que existe entre lo que comemos y nuestro bienestar emocional. Sin embargo, cuando tenemos elevados niveles de estrés y malestar emocional, es habitual ver que comemos en exceso, ingerimos alimentos más calóricos o menos saludables. Es lo que llamamos "comer emocional", y tiende a ocasionar sobrepeso y obesidad. También puede ocurrir el caso contrario. Otras personas, bajo esta misma presión, reducen la ingesta y puede provocar problemas de desnutrición. Se puede comer por ansiedad, por falta de motivación, baja autoestima, malestar sentimental, tristeza, aburrimiento o estrés. Cuando comemos por estas causas, lo que buscamos es una "recompensa", que a su vez puede verse como castigo y esto vicia más el círculo.

A nivel clínico, la menopausia se diagnostica cuando una mujer deja de presentar la menstruación debido a la pérdida de la actividad folicular de los ovarios, que típicamente ocurre entre los 45-55 años de edad.

Normalmente, tiene tres fases diferenciadas entre sí:

La falta de sueño provoca fallos de memoria o mal humor, además de ralentizar los procesos cognitivos. Por ello, es importante practicar buenos hábitos que nos aseguren suficientes horas de sueño. Dormir es una necesidad biológica que ayuda al organismo a recuperar energía, realizar determinados procesos y funcionar correctamente. El sueño también guarda una profunda relación con el bienestar emocional y puede llegar a fortalecer el cerebro de cara al futuro.
El 28 de mayo se celebra el Día Nacional de la Nutrición en nuestro país y este año se dedica a eso que lleva dominando nuestra vida durante el último año: la pandemia. Si algo hemos aprendido durante este año es que el cuerpo responde mucho mejor ante las enfermedades si se lleva una dieta equilibrada y variada y se realiza deporte de manera regular. No podemos decir que exista alguna dieta específica para el COVID-19, pero sí podemos hablar de unas pautas saludables a seguir.

La menopausia es la época de la vida de la mujer en la que los ovarios dejan de producir hormonas como el estrógeno y la progesterona. A la menopausia irán unidos también una serie de cambios y síntomas de los cuales, además, algunos van a requerir tratamiento.

Se conoce como vegetariano a aquella persona que decide dejar de consumir productos de origen animal. Sin embargo, existen diferentes tipos como ovovegetarianos, los cuales consumen huevos, lacteovegetarianos, si consumen lácteos etc.

La mayoría de las mujeres se preocupan por comer los mejores alimentos durante el embarazo, sobre todo, para asegurarse de que sus hijos se desarrollan sanos y para mantener el peso ideal. Por ello, y teniendo en cuenta la abundancia de mensajes que aparecen actualmente en los medios de comunicación sobre qué tomar y qué evitar, no está de más que entremos a describir una dieta equilibrada durante el embarazo.
Ya estamos en otoño, época del año responsable de dejarnos esos bonitos colores cálidos en los paisajes y llenar de hojas nuestras calles, así como también característica por la bajada de temperaturas, disminución notable de horas de luz  (que el cambio de hora acentúa más todavía..) y de energía en general, que suele desembocar en catarros típicos otoñales; pero sobre todo, es época de un montón de alimentos que precisamente, nos van a ayudar a afrontar todo esto con fuerza, energía y salud.

  Con el verano y el calor nuestros hábitos cambian, tanto en lo referido a las rutinas diarias, como lo referido a la alimentación. En verano, el cuerpo nos pide platos más ligeros y refrescantes, siendo las ensaladas las protagonistas de nuestras comidas y cenas. Hoy vamos...

  Tras el confinamiento gran parte de la población ha aumentado su peso corporal. Son muchos los pacientes que me comentan en consulta como manteniendo la misma alimentación han podido ganar unos kilos de más. Aún manteniendo la misma alimentación, el simple hecho de haber estado confinados en nuestras casas nos ha podido llevar a coger algunos kilos debido a la escasa actividad física.