Diversos motivos pueden impulsarnos a tomar la decisión de cambiar nuestra alimentación tradicional por una que consideramos más correcta y saludable. Motivos que van desde temas nutricionales, de salud, ideológicos, modas,  exceso de información que nos puede llevar a confusiones, fuentes sin base científica pero con don de palabra...