Muchas veces sentimos que vivimos para trabajar o que los problemas nos agobian. Vamos corriendo al trabajo, o del trabajao a por los niños, o pedimos la cena a domicilio porque no hemos comprado. Las preocupaciones no nos dejan dormir bien, nos sentimos presionados, no tenemos tiempo para hacer las cosas que nos gustan…en definitiva, somos presas del estrés. Es probable que tus seres queridos te hayan recomendado un descanso, o que tu mism@ sepas que este ritmo de vida que llevas no es bueno, porque no te encuentras bien, pero ¿cómo hacer para parar y relajarte en medio de la vorágine de los días? Es simple: tómate tu tiempo.
La menopausia nos debería ser vista como un período distinto a la adolescencia o la época fértil en cuanto a ejercicio físico nutrición  y hábitos de vida se refiere. Un estilo de vida sano adoptado en los primeros años de la vida favorece el estado de salud y funcional de la mujer en la menopausia. Tanto si se han seguido estilos de vida saldables como si no, nunca es tarde para adoptarlos ni hay motivos para abandonarlos. El estilo de vida sano y activo prepara a la mujer para los cambios derivados de la menopausia, y ayuda a controlar los riesgos para la salud física y psicológica que este nuevo estado trae consigo.
Si eres de los o las que conocen la importancia que tiene para la salud practicar deporte regularmente, pero te da pereza empezar, te proponemos un plan que engancha. El ejercicio físico en el agua es una modalidad deportiva desestresante, aeróbica, de bajo impacto para los huesos y articulaciones y, por ello, apta para cualquier condición física. Descubre el bienestar de las actividades que te proponemos, que te permitirán moverte por la vida “como pez en el agua”.
La respiración es una función vital del organismo. Nos conecta con el medio ambiente para ejecutar el intercambio gaseoso que alimenta la vida, a saber, la absorción de oxígeno al inspirar y la expulsión de anhidrido carbónico al espirar. Respiramos constantemente, a razón de unas veinte veces por minuto, nos demos cuenta o no, despiertos o dormidos.
Contra la obesidad infantil, es clave tomar más agua, comer más frutas y hortalizas, ver menos tele, hacer más actividad física, dormir bien y muchas horas y pasar más tiempo con la familia. Para hacer frente a la epidemia de obesidad infantil, que afecta a millones de niños en todo el mundo, se han identificado seis mensajes claves: tomar más agua, comer más frutas y hortalizas, ver menos tele, hacer más actividad física, dormir bien y muchas horas y pasar más tiempo con la familia.