mujer embarazada

Durante el embarazo y la lactancia, las necesidades de la mujer aumentan, pero no se debe "comer por dos" ni comer el doble como muchas personas creen. Es más, durante la gestación se producen ajustes digestivos y metabólicos que permiten un mayor aprovechamiento de los nutrientes. Aun así, las necesidades aumentan (aunque no se duplican) para el correcto crecimiento del feto, para cubrir las necesidades de la mujer embarazada y prepararla para el parto, así como para promover la futura lactancia materna. 

Por Maricle García, asesora novaLine

Integrados en la dieta cotidiana, te permitirán gestionar mejor el estrés y sus síntomas.

Tensión nerviosa

Un reciente estudio realizado en Finlandia, ha demostrado que el I.M.C. o Índice de Masa Corporal -el que mide la relación entre peso y altura e indica el grado de sobrepeso y, más raramente el bajo peso, respecto a otros individuos-, es más elevado en las personas que comen a causa del estrés y en las que consumen mayor cantidad de alimentos propios del “fast food”, como las salchichas, las hamburguesas o las pizzas.