En tiempos en los que los niños y adolescentes deban pasar mas tiempo en casa, sin colegio y sin ciertas actividades que llevaban a cabo durante el curso escolar, todos los expertos recomiendan mantener pautas y rutinas similares a las llevadas el resto del año. La nutrición es unos de los pilares fundamentales para que los chicos en estas situaciones mantengan hábitos y conserven su peso saludable.
Tras varias encuestas sobre la alimentación infantil, llegamos a una conclusión: existe un abuso de proteínas de origen animal (carnes grasas, embutidos..), insuficiencia en el consumo de legumbres y productos lácteos, exceso de grasas de mala calidad, exceso de azúcares de absorción rápida, en vez de féculas de absorción lenta.