Nuestras necesidades nutricionales no son las mismas según vamos cumpliendo años. A medida que envejecemos hay que reducir las calorías y potenciar las proteínas, la fibra, el agua, las vitaminas y el calcio de nuestra dieta. Y además, comer más a menudo.

El ser humano está colonizado por bacterias. Desde que nacemos, estos pequeños microorganismos van poblando nuestra piel, vías respiratorias, tracto digestivo, vías urinarias… van creciendo en número, forman colonias y nos sirven de barrera protectora para evitar el sobrecrecimiento de las bacterias patógenas.

nutricion en edad avanzada

La esperanza de vida ha aumentado en la mayoría de los países europeos, un hecho que se refleja en los parques, en las residencias, en las salas de las consultas médicas y, también, en los hospitales. El tiempo no pasa en balde y los años no solo se adivinan en las arrugas sino en la salud en general. Con la edad, el organismo experimenta diversas modificaciones físicas, fisiológicas y psicosociales que hacen que nuestras necesidades nutricionales varíen. Vamos a explicar  cuáles son los principales cambios que se producen al envejecer, cómo organizar la nutrición  para esta etapa de la vida y cuál la importancia de esos pequeños caprichos a la hora de comer.