La primera vez que alguien llega a nuestro método, procuramos identificar cuáles pueden ser las causas que estén llevando a esa persona a aumentar de peso o a mantener un peso que no sea saludable. Entre ellas puede haber múltiples factores, pero uno que se repite una y otra vez es la falta de organización.
Según las necesidades de los alimentos, deben estar colocados en una zona u otra de la nevera. La utilizamos para evitar la degradación de los alimentos, pero en ocasiones puede darse una contaminacion entre alimentos. El mayor problema es la aparición de la contaminación cruzada, los patógenos pueden pasar de un alimento a otro y convertir la nevera en un foco de infección que nos transmitirá enfermedades.