Al respirar introducimos oxígeno a nuestro organismo, pero el 5% que ingresa se convierte en especies reactivas de oxígeno, entre las que se encuentren los denominados radicales libres que son compuestos que se producen de manera natural en nuestro organismo. Estos radicales son útiles para luchar contra virus y bacterias, pero en grandes cantidades son dañinos ya que la membrana de una célula está compuesta por grasas y al estar en contacto con los radicales libres inicia una reacción de oxidación en cadena.
Los zumos deben tomarse siempre inmediatamente después de prepararlos ya que las vitaminas que contienen son muy sensibles a los agentes externos como la luz, la temperatura o el oxígeno, perdiéndose con más o menos rapidez al contactar con ellos. De ahí que no es aconsejable preparar mucha cantidad de zumo y guardarlo en el frigorífico, ya que se pierden gran parte de sus nutrientes.
Existen muchos estudios de prestigiosas universidades en todo el mundo que publican la gran cantidad de beneficios que reúne un solo fruto pequeño: el maní o cacahuate. Sus beneficios y propiedades han sido difundidas y no queda duda de que es uno de los alimentos más completos. Sin embargo, hace poco me plantearon esta interrogante mientras conversaba con unas amigas: ¿el maní es malo para el hígado? Todas comenzaron a lanzar sus ideas e hipótesis respecto a este tema tan poco tocado. En este post, te aclararé esta duda y te dejaré algunos datos más.
El curry: distintos usos en la cocina El curry es un estupendo recurso gastronómico, que se emplea en la cocina como salsa, estofado, plato único o especia. El curry no es una especia, sino una mezcla de varias especias muy empleada en la cocina asiática en general. El curry es un condimento de origen indio que combina el polvo de varias especias. Llegó a Europa en el siglo XVIII de la mano de los ingleses y su sabor fue bien aceptada por el paladar y la gastronomía continental.

- PREPARACIÓN:

Cogemos 3/4 litros de agua y la ponemos a hervir, le añadimos las dos cucharadas de té negro, dejamos reposar tapado unos 15 minutos y luego lo colamos. Hacemos un almíbar con el azúcar y el resto del agua.

La cereza es rica en hidratos de carbono, sobre todo fructosa, si bien su valor calórico es moderado respecto de otras frutas. Aporta cantidades significativas de fibra, que mejora el tránsito intestinal. En lo que se refiere a su contenido de vitaminas, están presentes en pequeñas cantidades la provitamina A y la vitamina C. Lo que en realidad destaca de las cerezas es su contenido en flavonoides (sobre todo antocianos, relacionados con el color característico de estas frutas) y ácido elágico del grupo de los polifenoles, ambos excelentes antioxidantes. Tiene cantidades importantes de potasio y en menor proporción, magnesio y calcio, este último de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente de dicho mineral. El potasio, es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
En verano son el plato estrella, pero pueden ser mucho más que eso: auténticos tratamientos de belleza comestibles. Aquí tienes ideas para prepararlas e ingredientes que te ayudarán a  convertirlas en el mejor aliado de tu línea, tu piel y tu salud. ¡Bon appetit! Son imprescindibles como entrante o acompañamiento en cualquier época del año, pero en verano se convierten en las protagonistas absolutas ya que nos apetece comer cosas más ligeras y frescas.
El principal componente de las ciruelas es el agua, seguido de los hidratos de carbono.
  • Destaca su contenido en provitamina A (más abundante en las de color oscuro) y vitamina E (interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad), ambas de acción antioxidante
[caption id="attachment_5715" align="alignleft" width="168" caption="Enseñando a pescar"][/caption]

Si das pescado a un hombre hambriento, le nutres una jornada. Si le enseñas a pescar, le nutrirás toda la vida. (Lao-tsé)

Además de las denominaciones pescado azul, pescado blanco o pescado semigraso (que es el menos habitual), al pescado azul también se le conoce como pescado graso y al pescado blanco como pescado magro. A todo esto hay que añadir que hay pescados que según la época del año en que se encuentren, tienen mayor o menor contenido en grasa por eso su definición puede variar o se clasifican como pescados semigrasos.

La zumoterapia (o jugoterapia) es una forma alternativa, sencilla, deliciosa y saludable de beneficiarse de las numerosas propiedades nutritivas de las frutas y verdurasque nos ayudarán a tratar y resolver problemas de salud, nutrición y belleza …