A nivel clínico, la menopausia se diagnostica cuando una mujer deja de presentar la menstruación debido a la pérdida de la actividad folicular de los ovarios, que típicamente ocurre entre los 45-55 años de edad.

Normalmente, tiene tres fases diferenciadas entre sí:

La falta de sueño provoca fallos de memoria o mal humor, además de ralentizar los procesos cognitivos. Por ello, es importante practicar buenos hábitos que nos aseguren suficientes horas de sueño. Dormir es una necesidad biológica que ayuda al organismo a recuperar energía, realizar determinados procesos y funcionar correctamente. El sueño también guarda una profunda relación con el bienestar emocional y puede llegar a fortalecer el cerebro de cara al futuro.
El 28 de mayo se celebra el Día Nacional de la Nutrición en nuestro país y este año se dedica a eso que lleva dominando nuestra vida durante el último año: la pandemia. Si algo hemos aprendido durante este año es que el cuerpo responde mucho mejor ante las enfermedades si se lleva una dieta equilibrada y variada y se realiza deporte de manera regular. No podemos decir que exista alguna dieta específica para el COVID-19, pero sí podemos hablar de unas pautas saludables a seguir.
La menopausia es la etapa de transición en la vida de la mujer en la que se produce una reducción en la producción de hormonas sexuales, y como consecuencia, de la capacidad reproductiva y que se manifiesta con el cese de la menstruación. Suele producirse entre los 48 y los 55 años aunque puede ocurrir antes de los 40 años, en lo que denominamos menopausia precoz.
Estudios recientes apuntan a que llevar una alimentación vegetariana reduce el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y se asocia a una disminución de los niveles de presión arterial y del "colesterol malo". Aunque este tipo de dieta puede ser beneficiosa, es importante recordar que también puede motivar carencias nutricionales si la elección y consumo de alimentos no son los adecuados.
  Tras el confinamiento gran parte de la población ha aumentado su peso corporal. Son muchos los pacientes que me comentan en consulta como manteniendo la misma alimentación han podido ganar unos kilos de más. Aún manteniendo la misma alimentación, el simple hecho de haber estado confinados en nuestras casas nos ha podido llevar a coger algunos kilos debido a la escasa actividad física.
En verano a todos nos preocupa lo mismo: ¿cómo podré mantener el peso perdido? Aquí es donde entran en juego las herramientas de Coaching Nutricional que gracias al Método Novaline aplicamos en consulta. El verano es una temporada que normalmente lleva ligado más salidas con amigos, terrazas, comidas en la playa... Y mantener alta la motivación puede suponernos un sobreesfuerzo.
Se ha visto que una persona con una salud correcta puede aguantar sin comer hasta 40 días, siempre y cuando se mantenga bien hidratada pero, en general no podemos aguantar mas de 7 días sin beber agua. Como muchos ya sabéis, nuestro cuerpo esta formado por un 60-70% de agua. Sin una ingesta adecuada de agua, muchas de las funciones de nuestro cuerpo no se podrían llevar a cabo, ya que es un elemento fundamental para las funciones vitales y la salud de nuestras células.
En algún momento de tu vida quizás te habrás planteado mejorar tus hábitos alimentarios para garantizar un buen estado de salud, para gustarte más y ganar seguridad en ti mism@ o simplemente para poder ponerte esa ropa que tanto te gustaba y con la que te sentías cómod@ y sentirte más tú.