El interés sobre cómo nos debemos alimentar correctamente cada vez es mayor, pero es una preocupación más intensa durante el embarazo, ya que comer sano influye directamente en la salud de la madre y del bebé.
En los últimos años se han generado distintas opiniones sobre la importancia de los lácteos, especialmente de la leche, donde hay quien opina que son imprescindibles en la dieta, mientras que existen personas que consideran que se debería limitar su consumo.
La “batalla contra el sobrepeso” es la máxima preocupación para muchas personas, pero también estar extremadamente delgado puede provocar problemas de salud. Las grasas tienen una mala reputación por provocar sobrepeso y obesidad. Sin embargo, no todas las grasas son malas.

Un buen estado nutricional es necesario para mantener una salud óptima y evitar el desarrollo de enfermedades cuyas manifestaciones en la edad avanzada pueden complicar el envejecimiento fisiológico.

Tradicionalmente los frutos secos no se incluían en las dietas de control de peso debido a su alto contenido calórico, pero los últimos estudios demuestran que sus propiedades nutricionales son tan importantes que en pequeñas cantidades, sí son altamente recomendables.

Está más que demostrado lo beneficiosa que es la lactancia mediante la leche materna para la salud del bebé. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta. Para el conjunto de la población se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y a partir de entonces su refuerzo con alimentos complementarios al menos hasta los dos años. Sin embargo, hay muchos mitos erróneos que preocupan mucho a las madres y pueden dar como resultado un abandono temprano de este tipo de alimentación del bebé. En este artículo vamos a desmantelar 10 de los mitos más comunes para que las madres tomen una decisión informada en lo que respecta a la alimentación de su hijo, con el convencimiento de que, desde un punto de vista nutricional, el desarrollo del bebé está garantizado con la lactancia materna y puedan alimentar a sus bebés de la mejor manera posible sin tener ningún miedo.

Las fresas y fresones crecen del fresal, plantas que pertenecen a la familia de las Rosáceas, de género “Fragaria”, nombre que se relaciona con la «fragancia» que posee (en latín fraga). Cultivadas por su fruto comestible. La fresa es una fruta roja (debido a unos...

Los bocadillos son una opción rápida y práctica para que los niños se lleven al colegio, pero muchas veces deja de ser saludable según el relleno que elijamos. Tenemos claro que las cremas de chocolate no son lo más adecuado, y solemos recorrer a embutidos y fiambres, pero... ¿Qué otras opciones saludables tenemos a nuestro alcance?

Lo has decidido, lo tienes clarísimo:

-VOY A EMPEZAR A CUIDARME!!!!!!

Necesitas verte y sentirte mejor, estar más activo, dejar atrás el estrés y si es posible algunos kilos que fuiste ganando sin a penas darte cuenta, pero.... hay un problema: no te gusta ir al gimnasio, te aburren sus planes de entrenamiento, economicamente no te lo puedes permitir, no eres constante, no tienes fuerza de voluntad, no tienes tiempo,.... en definitiva, un sinfin de disculpas que boicotean tus intenciones y frenan tu impulso para pasar a la acción.

No te preocupes, existen multitud de alternativas que te permitirán ponerte en forma, bajar tus niveles de estrés, reducir peso y modelar tu figura. Ah! y lo más importante, las puedes adaptar según tus gustos, preferencias, necesidades y disponibilidad, y son totalmente gratuitas.

La alimentación durante la lactancia materna es muy importante, puesto que el bebé recibe todo el alimento a través de la leche de su madre. Pero no hay que comer más de lo habitual ni privarse de determinados alimentos. Se debe mantener una dieta sana y equilibrada, pero sin obsesionarse. Una de estas obsesiones suele tener que ver con el peso.