Categories Menu

Publicado por el mar 13, 2012 en Otros artículos de interés | sin comentarios

Todos hablan de omegas pero, ¿sabes qué son?

Los “omegas” están en boga y no se habla de otra cosa que de productos enriquecidos con “Omega 3-6-9”. Pero… ¿realmente sabes lo que son? ¿Conoces sus beneficios? Conocer las bases de una buena alimentación es importante y, cuanto mejor nos alimentemos desde las edades más tempranas mejor será nuestra salud y mayor la esperanza de vida.

El abanico de productos que incluyen omegas en su composición es cada vez más amplio: lácteos, margarinas, alimentación infantil… ¡incluso en cosmética capilar! Los estudios realizados acerca de alimentos enriquecidos con estos ingredientes nos indican que son buenos para la salud. Y al serlo, los consumimos sin pensarlo.

La nutrición está muy relacionada con el cuidado y mantenimiento de la salud e incluso con la reparación de los daños sufridos después de una enfermedad.

LECCIÓN 1

Entendemos por alimento toda sustancia sólida o líquida que se ingiere y que aporta una serie de nutrientes imprescindibles para poder vivir. Estos nutrientes, según se necesiten en mayor o menor cantidad, se dividen en macronutrientes (hidratos de carbono o azúcares, proteínas y lípidos o grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales).

  • Los lípidos o grasas:

Macronutrientes esenciales

En contra de lo que mucha gente piensa, la grasa es un nutriente esencial e imprescindible para la vida. La cantidad y, sobre todo, el tipo de grasa en la dieta, es lo que va a determinar su beneficio o perjuicio para la salud.

Las grasas de los alimentos están constituidas por triglicéridos, compuestos por tres ácidos grasos unidos a una molécula de glicerol

Las diferencias entre unas grasas y otras dependen de los ácidos grasos que las componen, los cuales se dividen en:

  • Saturados, normalmente sólidos a temperatura ambiente (grasas).
  • Insaturados, que a su vez pueden ser monoinsaturados o poliinsaturados y son líquidos a temperatura ambiente (aceites).

LOS “FAMOSOS” OMEGAS. ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES.

En los ácidos grasos saturados, las uniones o enlaces entre los carbonos (C) son sencillas (-C-C), mientras que en los ácidos grasos insaturados existen uno o más dobles enlaces (-C=C-).

  • Ácidos grasos monoinsaturados: son aquellos que tienen un único doble enlace en su molécula como, por ejemplo, el ácido oleico presente en el aceite de oliva.
  • Ácidos grasos poliinsaturados: son aquellos que tienen dos o más dobles enlaces.

Los “omegas” pueden ser mono o poliinsaturados. Se denominan Omega 3, 6, 7…9 en función de la posición en la que se encuentra el primer doble enlace.

EPA y DHA, ESENCIALES EN TU DIETA

Algunos ácidos grasos omega-3 y omega-6 como el ácido alfa linolénico y el ácido linoleico no pueden ser sintetizadas por el organismo humano y únicamente se obtienen a través de la dieta, por lo que se denominan ácidos grasos esenciales. Algunos complementos alimenticios pueden ayudarte a obtener ese aporte de ácidos grasos esenciales que necesitas para una dieta sana, completa y equilibrada.

Los ácidos grasos omega 3 más importantes desde el punto de vista nutricional son el EPA (eicosapentaenoico) y el DHA (docosahexaenoico), presentes en los pescados grasos (pescado azul), mariscos y aceites marinos.

En la ingesta de grasas y de ácidos graso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda (reunión en Ginebra, 2008):

Del 15 al 30-35% de la energía ingerida debe ser en forma de grasa (un 10% como máximo de ácidos grasos saturados; 6-11% ácidos grasos poliinsaturados; 10-15% monoinsaturados).

La ingesta de entre 250 mg y 2 g de ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA) tiene un efecto importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares y de otras enfermedades inflamatorias.

GRANDES BENEFICIOS PARA TU SALUD

  • Los efectos beneficiosos del DHA y EPA se describieron por primera vez en los esquimales de Groenlandia, los cuales consumían una dieta alta en pescado y tenían porcentajes bajos de enfermedad coronaria, asma, diabetes mellitus tipo 1 y esclerosis múltiple. Desde entonces se han realizado numerosos estudios, ampliándose los efectos beneficiosos de los ácidos grasos omega-3 en el organismo:
  • El corazón y el sistema circulatorio. Los ácidos grasos omega 3 regulan los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Los ojos y el cerebro del niño: son imprescindibles para la maduración de su sistema visual y su desarrollo cerebral.
  • Los ojos de los adjultos: previenen el desarrollo de alteraciones asociadas con la edad.
  • La boca: mantienen las encías sanas
  • El sistema inmunitario: potencian sus efectos
  • Mejoran el rendimiento en el deporte.
  • Favorecen el desarrollo del sistema nervioso del feto, en el caso de las embarazadas

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>