Categories Menu

Publicado por el sep 14, 2016 en Coaching Nutricional-Bienestar emocional, novaLine | 2 comentarios

Vuelta a la… ¿rutina?

vuelta a la rutina pros y contrasYa llegó septiembre, con sus “vueltas”… la famosa vuelta al cole, la vuelta al trabajo, la vuelta a la normalidad, la vuelta a la rutina… Son términos habituales en nuestro vocabulario en estas fechas: ¿qué tal la vuelta a la rutina?

Así que me ha parecido una época perfecta para reflexionar acerca de ello y valorar sus pros y sus contras. Creo que hay dos periodos clave en el año en los que las personas mayoritariamente se marcan nuevos objetivos y son: tras pasar las Navidades y después del verano. Es decir, uno de ellos es ahora. ¿Por qué ocurre todo esto? Fundamentalmente porque durante esos periodos, hemos caído en ciertos excesos (o muchos), hemos roto con nuestros hábitos o costumbres y, en cierta manera, a pesar de que cueste despedirse de las vacaciones, estamos deseando volver al orden. Y más cuando la ropa nos envía claras señales de esos excesos cometidos, nos damos cuenta de que hemos aparcado el ejercicio que hacíamos, los refrescos, helados, cervezas y comida rápida han pasado a ser algo más que caprichos ocasionales…

Es ahora cuando los gimnasios se llenan, las personas comienzan a hacer cambios en su alimentación tras un “¡se acabó, mañana me pongo a dieta!”, los niños retoman poco a poco sus actividades y los padres y madres van recuperando su tiempo para planificar también las suyas. Sin duda, la vuelta al orden que comentábamos, trae una gran oportunidad para retomar las buenas costumbres o para iniciarlas si no nos habíamos lanzado a ello (¡nunca es tarde!).

Opportunidad

El quid de la cuestión, como siempre, está en no iniciar algo con fecha de caducidad y más cuando hablamos de salud. Es decir, no comenzar con una motivación o una necesidad imperiosa, pero que luego se diluya y termine por apagarse, que esto sucede en muchísimas ocasiones. Y por ello, es aquí donde me gustaría incidir e invitaros romper con las frases hechas de la “vuelta a la rutina”, porque a pesar de conllevar esa oportunidad que decía, también tiene su doble cara, “su contra” o su parte peligrosa… La rutina, según el diccionario, significa: “Costumbre o hábito adquirido de hacer las cosas por mera práctica y de manera más o menos automática”.

Automática… Actuar de forma automática tiene mucho riesgo a la hora de cuidar nuestro peso y nuestra salud si ése es el objetivo que nos hemos marcado. ¿A qué me refiero concretamente? Aquí sólo algunos ejemplos que nos ayudan a verlo más claro, aunque podría añadir muchos más: volvemos a desayunar con galletas o bollería como nos habíamos acostumbrado o incluso a no desayunar nada, volvemos a recurrir a productos precocinados por las prisas del día a día, al refresco o cervecita mientras espero a que los niños terminen sus extraescolares, a ir en coche a todos los sitios, a picar mientras preparo la cena, a terminarme las sobras que quedan en los platos de los niños, a cocinar con salsas muy calóricas, a cenar con la botella de refresco en la mesa, a recurrir al dulce cuando me siento al finalizar el día, etc. Este tipo de acciones en muchas ocasiones las realizamos sin darnos ni cuenta, de forma mecánica y terminan por adueñarse de nuestros buenos deseos de cuidarnos.

La buena noticia es que está en nuestra mano sacarle provecho a esta época y poder encaminarnos hacia aquello que queremos conseguir. ¿Cuál es la clave?: Tomar conciencia. No subirse al tren de las prisas y tomar las riendas de lo que queremos. Para ello, sólo debemos pararnos y pensar: ¿Qué quiero conseguir?, ¿para qué lo quiero? y a continuación reflexionar acerca de los hábitos o rutinas que te acercan a ese objetivo y buscar aquellas que no lo hacen o que incluso te alejan.

Think

Una vez detectadas todas ellas, mantén las primeras y piensa cómo cambiar las segundas, es decir, busca alternativas que te ayuden a llegar a tu meta: ¿Qué puedes desayunar a diario si no es bollería?; ¿De qué manera puedes incorporar el ejercicio físico a tu semana?; ¿Qué estrategia seguirás cuando te apetezca dulce después de cenar?; ¿Qué alternativas encuentras al zumo envasado que tomas a media mañana? Si te paras a pensar y planificas tu estrategia, entonces sí… bienvenida sea la vuelta “al orden”. Llegará un momento en que todas esas acciones saludables se conviertan en automáticas y, entonces, habrás alcanzado el éxito y estarás donde te habías imaginado. Pero mientras, disfruta de cada pequeño paso y de cada nuevo hábito sano que incorpores en sustitución de otro que te alejaba de ello.

DisfrutaEl Dr. Vicente Simón, médico, psiquiatra y catedrático de Psicobiología tiene un excelente acrónimo para esto que os he querido explicar: SODA. ¿Qué significa?… “Si Observas Desactivas el Automatismo”. Ahí está el secreto…

¿Te animas?

Feliz regreso a tus nuevas… ¿rutinas? ;).

2 Comentarios

  1. … Reflexionar sobre nuestros hábitos…Tener consciencia de esos gestos diarios que realizamos sin darnos cuenta…identificarlos… actuar… y conseguir pequeños cambios que pueden traernos tanto beneficio.. Me ha encantado!
    Enhorabuena por el articulo Itziar!

    • Muchas gracias Juana! Me alegra que te haya gustado. La verdad es que poniendo un poquito de atención (“SODA”) podemos retomar esta época con gran entusiasmo. Mucho ánimo y a disfrutar!! ;)

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>