deporte caminando En todos los consejos sobre salud y nutrición siempre se suele añadir la coletilla: además sería muy interesante que mantuviéramos una vida más activa o practicásemos algún deporte. Si eso es importante en todas las etapas de la vida, no lo es menos cuando llegamos a la llamada tercera edad. Pero eso, no siempre les parece posible a los implicados. Las excusas son muchas y variadas, que si tengo muchos dolores articulares, que si con mis problemas de azúcar no puedo seguir el ritmo, y un largo etcétera.  Nada más lejos de la realidad.

Desde el nacimiento nuestro organismo experimenta múltiples cambios que nos van acondicionando para cada etapa de la vida. Si durante la pubertad, en la mujer aparece la menstruación, que significa que entra en una etapa en la que se está preparada para la reproducción, con la menopausia, en cambio, su cuerpo se desprende de esta fertilidad para dar paso a la senectud.