deporte  caminando En todos los consejos sobre salud y nutrición siempre se suele añadir la coletilla: además sería muy interesante que mantuviéramos una vida más activa o practicásemos algún deporte. Si eso es importante en todas las etapas de la vida, no lo es menos cuando llegamos a la llamada tercera edad. Pero eso, no siempre les parece posible a los implicados. Las excusas son muchas y variadas, que si tengo muchos dolores articulares, que si con mis problemas de azúcar no puedo seguir el ritmo, y un largo etcétera.  Nada más lejos de la realidad.
El verano es la época del año esperada por todos. Junto con esta estación llegan las vacaciones, los viajes, los paseos a la playa, pero también el calor, la exposición prolongada ante los rayos del sol y el exceso de sudoración. Es además, el momento del año que muchos escogen para comenzar una dieta y practicar ejercicios al aire libre que les permita lucir un mejor cuerpo con sus trajes de baño o ropas veraniegas.
Cuántas veces nos hemos mirado la barriga, y hemos dicho: Parece que esté embarazada!! o nos hemos mirado las piernas y las hemos visto llenas de celulitis y los tobillos casi ausentes de lo hinchados que están. Esa hinchazón, muchas veces va unida a dolores de cabeza, calambres y malestar general. Hay que tener claro, que ante esosestados, hay que adoptar estrategias que nos ayuden a perder ese líquido retenido. Muchas veces la postura a adoptar, es hacer dieta, pero si nuestro exceso de peso es debido al líquido,puede ser que la dieta no nos funcione.
[caption id="attachment_4430" align="alignleft" width="113" caption="El pepino o Cucumis sativus"][/caption]

Sus propiedades lo convierten en uno de los vegetales estrella del verano: rico en agua, bajo en calorías y una ayuda para combatir la retención de líquidos, más habitual en estos meses de calor.

Compañero indispensable de ensaladas, protagonista de cremas o ingrediente imprescindible en la preparación del gazpacho andaluz, el pepino es una hortaliza muy apreciada en nuestra cocina, sobre todo en los meses de más calor. Pertenece a la misma familia que el melón y la sandía y sus proepiedades refrescantes lo convierten en un alimento obligado en los menús estivales.

Las Preguntas más Comunes ¿Puede haber mujeres delgadas con retención de líquidos, o siempre hay un exceso de peso previo? Cuanto mayor es el peso corporal, mayores son las probabilidades de retener líquidos; esa predisposición disminuye si la persona es delgada, excepto que haya causas directas: toma de anticonceptivos, insuficiencias renales o afecciones cardíacas, por ejemplo. Pero cuando no hay causas clínicas, la persona excedida de peso es la que más retiene líquido, porque tiene más “espacio”.
La retención de líquidos aparece en ciertas situaciones fisiológicas (embarazo, menopausia, pre-menstruo) y en muchas enfermedades (cardíacas, renales, hepáticas, etc.). Siempre se manifiesta como una hinchazón de los tejidos blandos, debido a la acumulación de líquidos especialmente en dichas zonas.

 El agua es el elemento más abundante del organismo y alcanza el 72% del peso corporal de un adulto. Está distribuida en tres grandes compartimientos:

  1. Intracelular: la que se encuentra dentro de las células.
  2. Intravascular: la que se encuentra dentro de los vasos sanguíneos.
  3. Intersticial: la que se encuentra entre ambos, o sea en los tejidos alrededor de las células.