La dieta vegetariana y sus variantes han entrado con fuerza en nuestra alimentación y mucha gente y cada vez más, se están adhiriendo a este tipo de vida, tanto por temas de concienciación por protección al animal, como por prevención y tratamiento de muchas enfermedades, entre las que están: diabetes tipo II, enfermedad cardiovascular, enfermedades autoinmunes, tales como psoriasis o dermatitis atópica, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, etc

En nuestra vida diaria debido a la presión social sucumbimos y tendemos a comer más de lo que nuestro cuerpo necesita para estar sano y mantener unos hábitos de vida saludables. Debemos aprender a decir NO si queremos realizar un cambio en nuestra alimentación, para conseguir un estilo de vida saludable.
El otoño es temporada de lluvias, vientos y cambios bruscos de temperatura, por lo que es la época perfecta para enfermar. Cuando el clima se enfría, pasas más tiempo en espacios cerrados donde el aire no se recicla. Eso hace que tiendas a estar más cerca de otras personas que podrían albergar los virus que causan el resfriado. Por suerte, hay algunos consejos que puedes llevar a cabo para prevenir los catarros:
En épocas de calor el cuerpo agradece las comidas ligeras y refrescantes. La fruta y verduras de temporada, con un elevado porcentaje de agua y otros nutrientes esenciales para nuestro organismo, sacian nuestra hambre y sed y contribuyen a mantener la piel bien nutrida e hidratada.
Este año la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) ha promovido el Día Nacional de la Nutrición,  con la premisa: "HÁBITOS PARA TODA LA VIDA: Las LEGUMBRES. Tu opción saludable todo el año" . Por eso, hoy te hablamos de este alimento tan importante en nuestra alimentación y la forma ideal de aumentar su consumo, principalmente en épocas de calor, como las que estamos.

Las fresas y fresones crecen del fresal, plantas que pertenecen a la familia de las Rosáceas, de género “Fragaria”, nombre que se relaciona con la «fragancia» que posee (en latín fraga). Cultivadas por su fruto comestible. La fresa es una fruta roja (debido a unos...

Las vitaminas D2 (ergocalciferol) y D3 (colecalciferol) derivan respectivamente del ergosterol (provitamina D2) y del 7-dehidrocolesterol (provitamina D3). Más del 80% de la vitamina D3 se adquiere mediante la síntesis cutánea, por acción de los rayos UVA del sol, que convierten la provitamina D en vitamina D o colecalciferol. El 20% restante se obtiene por la dieta.

Su función principal es favorecer la absorción de calcio y fósforo en el intestino, proceso fundamental para la salud de nuestros huesos.